Arrancaron las previas de Santander con altas revoluciones

Nuria VIvancos y  Xenia  Clasca
Nuria VIvancos y Xenia Clasca

Segundo día de competición en Santander en este WOpen que poco a poco va conformando su cuadro final y se acerca a la parte en la que las grandes cabezas de serie del ranking presentarán su candidatura. Pero antes hay que pelear y mucho para llegar hasta ahí, algo que hicieron este martes unas cuantas parejas.

Ya por la mañana estaba en juego una plaza en las previas, algo que obtuvieron ocho parejas, casi todas las favoritas, como Lorena Rufo y Sofía Saiz (4-6 y 0-6 ante Diana da Silva y Melisa Chico), Patricia Martínez y Arantxa Soriano (3-6 y 2-6 ante Carla y Sabela Barciela), o Laura Clergue y Bárbara Lasheras (1-6 y 4-6 frente a Isabel Domínguez y Marta G. de la Fuente).

Por contra, se quedaron por el camino Carlotta Casali y Cristina González (6-3 y 7-6 a favor de Itziar Mayorga y Paula del Barrio), o Marta Porras y Marta Caparrós (derrota por un dobe 1-6 en favor de Raquel Segura y Cristina Bala).

Pasando a la tarde, las diferencias fueron bastante más abultadas, con mayor amplitud en los marcadores, como se dio en el partido entre Nuria Vivancos y Xenia Clasca frente a Rebeca López y Alba López (6-3 y 6-1) o en el de Raquel Segura y Cristina Bala ante Estela Francés y Ana Alicia Seijas (3-6 y 1-6).

También amplios fueron los marcadores en el partido entre Laia Bonilla y Julia Polo ante Itziar Mayorga y Paula del Barrio (6-3 y 6-1) o el que dio la victoria a Marina Martínez y Helena Wyckaert ante Laura Clergue y Bárbara de las Heras (6-4 y 6-1).

Por contra, más ajustados estuvieron otros dos choques, por un lado el de Ariadna Cañellas y Andreína de los Santos frente a Patricia Martínez y Arantxa Soriano (victoria para las segundas por 5-7, 6-3 y 2-6) y por el otro el de Marta Quevedo y Alba Ferrer frente a Raquel Piltcher y Julieta Evangelina (6-3, 6-7 y 3-6).

Todo ello nos deja, para este miércoles a partir de las 9 de la mañana, cuatro duelos decisivos, los cuatro que repartirán billete para viajar al cuadro final, donde esperan las rivales más complicadas. Mucha suerte a todas y mucho pádel.