Tony Martínez, preparador físico de Bela y Lima, ofrece consejos para evitar lesiones

Tony Martínez
Tony Martínez

Aprovechando la visita a Barcelona para hablar con Pablo Lima, desde World Padel Tour quisieron charlar más en profundidad con Tony Martínez, el preparador físico de la pareja número uno, para preguntarle cómo se podían evitar más lesiones de este u otros tipos.

Esperamos que os sirvan y toméis buena nota de lo que todo un profesional ha comentado para el circuito WPT:

Cuando hablamos de prevención en el mundo del pádel, tenemos que tener en cuenta dos tipos de medidas que podemos aplicar.

1. Aquellas que adoptamos justo antes o después de hacer la actividad física o el entrenamiento de pádel

El calentamiento: Vital antes de empezar, para preparar el cuerpo y no sufrir dolencias

Para ello, haríamos varios desplazamientos, como carreras hacia delante, hacia atrás, laterales, trabajar la movilidad articular, los hombros, los codos, flexión y extensión de rodillas. Serían además muy convenientes los ejercicios con rebote, no pasivos, esto quiere decir, ir contrayendo y relajando la musculatura. Y también calentaríamos practicando algún salto de los que empleamos para la bandeja o el remate para que el cuerpo se prepare para realizar esos movimientos.

Estiramientos: Una vez acabado el calentamiento o el partido intentar que el cuerpo recupere la normalidad de forma progresiva. Los estiramientos tendrían que ser de una forma más pasiva.

No con rebote: estirar un músculo concreto o una cadena muscular concreta. Aguantar la posición y muy importante que sea sin dolor, que no lleguemos a sufrir. No hay que llegar al límite del movimiento, simplemente queremos relajar la musculatura. Si se estira muy fuerte y hay mucho dolor, el cuerpo no se va a relajar, y entonces no vamos a conseguir el objetivo que pretendemos.

2. Aquellas que podemos aplicar después de practicar pádel

Por ejemplo ir al gimnasio, y trabajar allí una serie de músculos que nos ayuden a prevenir lesiones. Para ello hay que sopesar:

a) Las características de cada persona: Cada jugador tiene un cuerpo determinado y ese cuerpo seguro que tiene tendencia a sufrir lesiones o patologías en algunas zonas concretas. Por ejemplo, jugadores que han tenido lesiones antiguas, como esguinces de tobillo continuamente, tendrían que reforzar toda la musculatura de la pierna, del tobillo, practicar ejercicios de equilibrio, en definitiva fortalecer la parte de su cuerpo que es más sensible de sufrir esas lesiones para que no se reproduzcan durante los entrenamientos o el partido.

Además hay personas que tienen mas predisposición a sufrir lesiones o patologías. Jugadores que se resienten mucho de la espalda, que sufren las lumbalgias. Pues esa persona tendría que prevenir trabajando mucho toda la zona de los abdominales, de los lumbares, practicar pilates y otro tipo de disciplinas para prevenir patologías concretas.

b) Hay que tratar de realizar una valoración por parte de un especialista de aquellos puntos más débiles que tiene ese deportista para afrontarlos. Acudir al fisioterapeuta es importante para que pueda hacer una valoración y decir qué diagnóstico tenemos.

c) Hay que tener en cuenta que cada deporte tiene unas características propias: No es lo mismo preparar el cuerpo para prevenir lesiones si jugamos a fútbol, que si jugamos a pádel. En el caso de pádel cuando hablamos de prevención tenemos que tener en cuenta varios puntos concretos.

- Tobillo y a sus esguinces: El pádel es un deporte donde hay mucha aceleración, mucho frenazo. Depende mucho de las condiciones específicas de la pista, a veces patina más, o patina menos y eso provoca que el tobillo pueda tener alguna lesión a nivel de esguinces. Lo ideal seria reforzar toda la musculatura de esa zona. Y hacer ejercicios de equilibrio que nos ayuden a fortalecer mucho más toda la estructura.

- Gemelo o tendón de Aquiles: Nos encontramos muchos jugadores que ya de por sí tienen la musculatura muy acortada en esa parte del cuerpo. Por falta de estiramientos o sobrecarga. Las mujeres por ejemplo, si utilizan mucho zapato de tacón, eso conlleva que se acorte mucho toda la musculatura del gemelo. También al practicar el pádel se suelen realizar sprints hacia delante cuando nos hacen una dejada. O se empleen muchos cambios de dirección, donde se solicita mucho esa musculatura y al estar tan acortada, puede que hayan problemas de lesión muscular, de rupturas de fibras musculares, o incluso que se rompa el propio tendón de Aquiles. Por eso es muy importante estirar mucho toda la cadena de músculos de la zona de los gemelos.

- La rodilla y el tendón rotuliano: En este deporte hay muchos golpeos donde se intenta cortar mucho la pelota para darle mucho efecto y que no bote mucho, por lo que se suele jugar muy abajo. Al botar poco la bola, el jugador tiene que bajar mucho, y flexionar mucho las rodillas para poder impactar correctamente. Eso requiere que tengamos mucha fuerza en el cuádriceps. Si no la tenemos porque no estoy bien entrenado, debemos bajar de espalda, flexionar la espalda hacia delante para poder impactar la pelota. Esto a su vez nos va a llevar a otro tipo de lesión.

- El hombro: Sobre todo los jugadores que quieren pegarle mucho a la bola. Sacarla por tres o por cuatro, o traérsela a su campo. El hecho de impactar muy fuerte la pelota, requiere mucha fuerza en la musculatura del tronco y del brazo y si no tenemos muy fuerte toda la estructura del hombro, podemos tener lesiones.

- El codo: Si nuestra técnica no es muy correcta y se utiliza mucho la fuerza del antebrazo para generar los efectos a la bola y eso provoca que la musculatura del antebrazo esté trabajada en exceso y que se empiece a contracturar.

Para acabar, también debemos tener en cuenta estos otros factores:

Usar un tipo de calzado adecuado para jugar a pádel: La suela tiene que tener una forma especial que no nos frene de golpe y que tampoco resbale mucho. Y que lleve refuerzos laterales para evitar lesiones en el tobillo.

Importante elegir la pala adecuada: No siempre la mejor pala que exista en el mercado es la que nos sirve. En función de las características físicas y el estilo de juego de la persona se requerirá uno u otro tipo de pala.

Necesitamos tener un mínimo de condición física para poder aguantar las exigencias del pádel: Es importante pensar que si no es buena cuando empecemos a jugar estaremos frescos, pero a medida que aparezca el cansancio mis movimientos serán peores.

(@padelspain)