Real Madrid-Bayern, ¿qué hay de nuevo?

Vuelven a encontrarse en lo que se ha convertido un clásico de la Champions. Se conocen, se respetan y se temen. La dos últimas veces, ganó el equipo español.

«Ahora sí carajooo!!!», escribía Arturo Vidal nada más saberse que el Bayern y el Madrid vuelven a encontrarse en la Champions, como suele ser habitual en los últimos tiempos. Se ha convertido en el partido clásico de la competición: dos equipos similares, históricos, potentes, que se han enfrentado 24 veces y han ganado 11 partidos cada uno. Orgullosos, ambos comparten una sensación de invencibilidad que les convierte en temibles. «Es un partidazo, un duelo de gigantes, en el sentido positivo. Son dos equipo con gran tradición en el fútbol europeo y mundial que juegan un gran fútbol», explicaba ayer Heynckes, más moderado que el chileno Arturo Vidal. Fue con Heynckes en el banquillo cuando el Bayern eliminó por última vez al Madrid de Europa. Mourinho entrenaba al Real Madrid y en los penaltis que cerraron esa semifinal, Sergio Ramos mandó la pelota al espacio. Pero después, el capitán blanco cerró esa herida cuando sus cabezazos en Múnich, frente Guardiola, dejó en el camino al Bayern y condujo al Madrid hacia la Décima.

Porque tantos enfrentamientos dan para abrir heridas o cerrar cicatrices. Vidal, expulsado el año pasado en el Bernabéu (para él injustamente; tarde para los madridistas) tiene esa cuenta pendiente con el Real Madrid. Hay tantos recuerdos que cada uno se agarra al que mejor le viene. «Seguro que serán dos partidos emocionantes. Recuerdo que la última vez que nos medimos al Madrid con Heynckes, les eliminamos de camino a la final. Me parece un buen presagio», decía Muller.

Hay episodios para todos los gustos en los Madrid-Bayern: desde la Quinta eliminándolos con un golazo de falta de Hugo Sánchez en Múnich a la Copa de Europa del 2000, cuando se enfrentaron en la fase de grupos y en los dos encuentros el Madrid fue vapuleado, pero después, en las semifinales, un gol de Anelka, en su mejor momento de blanco, echó a los alemanes. O el pisotón de Juanito.

Es un partido que rebosa historia y que no tiene un favorito claro. El Bayern ha ganado la Bundesliga, quiere la Copa de su país y sueña con un triplete: Heynckes les devolvió la tranquilidad, situó al español Javi Martínez de mediocentro, a su lado Vidal y ha aprovechado los mejores momentos de James, otro que va a vivir este duelo con muchas cosas que decir.

Es un equipo que aprovecha mucho las bandas y por ahí sufrió el Real Madrid contra la Juve, pero también es un conjunto con problemas atrás. Eso sí, delante asusta: Lewandowski ha marcado 35 goles en 40 partidos, Muller es un especialista del gol y Robben y Ribery son historia ya. Como los Bayern-Madrid.