Sección patrocinada por
Tenis

Tenis

Roberto Carretero: "Nadal no es que vuelva, es que está"

El ex tenista y comentarista, retirado cuando tenía 25 años por las lesiones, valora la capacidad de Rafa para seguir compitiendo, habla de tenis y analiza la gira de tierra batida que comienza ahora

Roberto Carretero, en su restaurante, «The Var
Roberto Carretero, en su restaurante, «The Var larazon

El ex tenista y comentarista, retirado cuando tenía 25 años por las lesiones, valora la capacidad de Rafa para seguir compitiendo, habla de tenis y analiza la gira de tierra batida que comienza ahora

Roberto Carretero (Madrid, 43 años) sabe lo que es sufrir por las lesiones. Los dolores en el hombro le acompañaron siempre, se operó cinco veces, ganó el torneo de Hamburgo (lo que hoy sería un Masters 1.000) y se terminó retirando a los 25 años. Como fue tenista y tuvo lesiones, pocos como él pueden entender lo que siente Rafa Nadal. Carretero también es comentarista de tenis en Movistar +. En «The Var», el nuevo restaurante-marisquería-cervecería que ha abierto, habla de su deporte y analiza lo que nos espera los próximos dos meses y medio en la gira europea de tierra batida. Montecarlo, desde hoy, es el primer plato fuerte.

¿Por qué ha abierto un restaurante?

Tengo mucha amistad con Juan Ramón Aparicio y él lleva toda la vida trabajando en hostelería. Es algo que me llamaba la atención y en 2018 llegó el momento. Quiero que la gente entre y salga con una sonrisa. Estamos incluidos en el «welcome pack» del Mutua Madrid Open.

¿Echa de menos el tenis?

Tengo pensamientos confusos. Fueron cinco operaciones y muchas lesiones porque soy un jugador muy corpulento y hace 20 años no había los adelantos de ahora en alimentación, preparación física o prevención de lesiones, y yo era un animal. Lo que echas de menos es el tema competitivo, las semanas buenas que tuve, pero por otro lado lo pasé tan mal... Ves por ejemplo a Rafa, que es admirable lo que consigue; Del Potro, admirable... Tienes que tener una cabeza muy fuerte, y yo ahí era frágil y no tiraba. Tampoco tenía un ejemplo como Rafa. Lo suyo es acojonante: es una semana bien, dos bien, cuatro mal... Le ha ido tan bien, que no se puede quejar, pero a veces él lo dice: «No compito en igualdad de condiciones».

¿Se han acentuado las lesiones de Nadal este curso?

En pista rápida la verdad es que juega como mucho dos semanas seguidas, y como tiene la «mala» costumbre de que cuando juega llega lejos, no aguanta más de dos semanas. Eso es lo que ha pasado los últimos años. Cuando tienes un problema en el rotuliano, con tanta frenada seca y tanto arranque es mortal. Él mantiene al final la tierra batida que la puede jugar entera y gana casi todo.

¿Tan distinta es la tierra incluso para eso?

Yo tenía un problema congénito en la rótula izquierda, pero desde pequeño tengo los cuádriceps muy grandes y no he tenido problemas en las rodillas. En tierra ni me enteraba, pero cuando jugaba en pista rápida dos semanas, diez, quince días, me empezaba a doler la rótula. Y antes no había tanta frenada, la pista rápida era distinta, ahora es lija pura y estás todo el rato dañándote las articulaciones.

Usted triunfó de joven. ¿Es difícil mantener los pies en el suelo?

Hoy en día Federer, Rafa, Murray, Djokovic, David Ferrer... No han dejado que los jóvenes ganaran, y eso te hace tener cierta madurez. Es verdad que algunos se terminan deprimiendo porque van cumpliendo años y pese a tener un nivel altísimo no han ganado mucho, como pueden ser Nishikori o Dimitrov; y a lo mejor les está pasando factura; pero por otro lado, no te llega todo tan de golpe. Antes, con 21 la gente ya era número uno del mundo y a los 28-30, retirados. Ahora tienes que currártelo más, y cuando te llega tu esplendor tienes 27 o 28 años: Wawrinka, por ejemplo... Y eso también hace que sea más fácil de llevar. Con 18, tanto éxito de golpe: popularidad, dinero... O eres muy maduro o se complica.

¿Volverá Nadal a tope tras parar en Indian Wells?

De hecho no es que vuelva, es que está. El año pasado no sé si jugó nueve torneos, ganó cinco, dos abandonos y dos en los que perdió. Todo lo que juega lo compite, lo gana... Al final si él está ahí y tiene ilusión y ganas, en tierra creo que volverá a ganarlo si no todo, prácticamente todo, y luego lo que le permitan las lesiones, las rodillas sobre todo, pero ha tenido muchas más cosas.

Casi lo peor fue mental, aquel año...

Eso a él le pilló como que no le podía pasar, y entonces le costó, pero hasta de eso salió. Es la única vez que hemos visto a un Rafa más humano, más tenista, porque todo lo demás es: «No puede ser, lo hace todo perfecto, lo supera todo, lo lucha todo...». Y ahí sí que se le vio sufrir. Por lo demás, hasta con dolores ha ganado, hace nada en Indian Wells, sin ir más lejos. La única vez que se le ha visto sufrir a Rafa fue ese año: se le veía que quería irse de la pista.

Federer vuelve a la tierra...

Para mí ha sido una sorpresa que después de dos años vuelva a jugar en tierra, y más cuando él decía, que no sé si es verdad o mentira, pero leí que dijo que tenía un problema: al resbalar en la tierra, la rodilla tiene unas vibraciones y él hizo un estudio en el que concluyó que esas vibración hacían que le dolieran las rodillas. Entonces se podía pensar que no iba a jugar nunca más porque podía poner en peligro Wimbledon y el resto de la temporada. Así que, o ha reforzado la zona o ha dado con ese problema, pero vuelve a la tierra batida y es un puntazo que lo haga en Madrid.

¿El nuevo Federer podrá plantar batalla a Nadal en esta superficie?

Es impresionante que a su edad lograra reinventarse para hacer frente a Nadal. Esa forma de jugar que consiguió, intentando coger la bola antes con el revés, en tierra le costará más. A día de hoy me sorprendería muchísimo que después de tres años gane Madrid, aunque es un torneo que le va bien por la altitud. Sería una cosa de locos.

¿Cómo ve a Djokovic?

Ahora ha tenido un despiste, y también que Bautista ha estado muy bien un par de semanas y le ha vencido. Pero Djokovic lo que demostró el año pasado otra vez fue espectacular. Para mí, de los tres es el que más sensación da de ser invencible cuando está en su momento. Rafa cuando está bien es casi invencible, pero de repente hay días en los que se ha atrapado, empieza a jugar la bola más corta y permite que el otro tenga opciones. Federer cuando juega bien es invencible, pero de repente un día, yo que sé, se levanta mal y se le nota más. Djokovic es el que demuestra más seguridad en sí mismo cuando está en la cresta de la ola. A ese nivel pega a todas larguísimas, fortísimas, no deja una corta... Con Nadal pasa algo parecido en Roland Garros. Te da una seguridad brutal, porque lo suyo en tierra batida es una cosa de otro planeta. Últimamente además pega palizas, pero si el partido le cuesta también lo acaba sacando. Influye la mentalidad. «Hoy tengo un mal día, pero vas a tener que sudar para ganarme», eso es lo que inspira en los rivales. En otra superficie, con el saque, por ejemplo, te puedes mantener, pero en pista de tierra el contrario al final peta.

En su faceta de comentarista, ¿le cuesta ser crítico?

Siempre intento ponerme en el lugar del jugador y no suelo ser crítico, intento entender lo que le pasa. Pero, por ejemplo, el comportamiento de Kyrgios ni lo entiendo ni lo comprendo ni lo acepto; eso sí lo critico, además de verdad, pero no sólo a él, a la ATP también, que creo no lo está haciendo bien con este jugador.