Beitia vuela otra vez

La cántabra logra su tercer oro consecutivo en altura en un Europeo. Su gran objetivo es la medalla olímpica, la única que le falta

Un salto de 1,98 metros en el primer intento ha convertido a Ruth Beitia en la primera atleta que consigue tres títulos consecutivos de salto de altura en unos Campeonatos de Europa.

«Queremos conseguir algo grande», adelantó Ruth Beitia. Pues conseguido. La cántabra superó a la primera el listón en 1,98 en un concurso casi perfecto (sólo falló una vez el 1,93) y con elloase proclamó en Amsterdam campeona de Europa al aire libre, en altura, por tercera vez consecutiva. Ninguna mujer en la historia había logrado antes algo así en su prueba. Ningún hombre tampoco. Se puede decir, por tanto, que Ruth es única. La ausencia de alguna de sus rivales más importantes no resta mérito a su triunfo. Peleó con ella la búlgara Mirela Demireva, plata, y la lituana Palsyte, para quienes el 1,98 fue insuperable.

El registro es el mejor del año para la española y en general, pero sería muy justo para los Juegos de Río, aunque el triunfo le dará moral, seguro. Se tapaba la cara la cántabra, pero no ocultaba su sonrisa, y se tumbó con la toalla en la cabeza, una de sus rutinas, para dar vueltas a lo que acababa de conseguir. Es la decimotercera medalla de su carrera en una gran competición. Con 37 años, no tiene nada que demostrar y compite sin presión. Junto a su inseparable Ramón Torralbo, su entrenador de toda la vida, Ruth hace ahora entrenamientos de calidad más que de cantidad. Tras los Juegos de Londres 2012 dijo que se retiraba, pero se dio una segunda oportunidad y en la madurez ha logrado los mejores resultados de su carrera. La medalla olímpica es la única que le falta... más o menos. En Londres fue cuarta, pero la ganadora, Chicherova, dio positivo en uno de los controles retroactivos que se hicieron en Pekín 2008. La sanción, si se confirma, podría arrastrarse hasta los Juegos siguientes, por lo que correrían puestos y Beitia se situaría en tercera posición. Ella no quiere pensar en eso ahora, hasta que no sea oficial. Es más, no quiere pensar en eso porque su deseo es lograr el metal y que quede inmortalizado con la foto en el podio.

Además del fantástico triunfo de Beitia fue histórico el cuarto puesto de Bruno Hortelano. Se convirtió en el primer español en alcanzar la final de los 100 metros. Los 10.12 que logró son su tercera mejor marca. En los 200 apunta alto. El holandés Churandy Martina, de 32 años, ganó el oro, por delante del turco Jak Ali Harvey y del francés Vicaut.