Real Madrid

Se acaba el debate en el Real Madrid

Las dos últimas actuaciones de Vinicius pueden obligar a que Solari le dé más minutos e incluso la titularidad

Vinicius saluda al público del Santiago Bernabéu tras marcar el primer gol del encuentro del sábado
Vinicius saluda al público del Santiago Bernabéu tras marcar el primer gol del encuentro del sábado

Las dos últimas actuaciones de Vinicius pueden obligar a que Solari le dé más minutos e incluso la titularidad.

Vinicius fue el gran fichaje del Madrid este verano. Con 18 años nadie en el club dudaba de que iba a ser un futbolista que acabaría jugando en el primer equipo. Tiene calidad para hacerlo como ha empezado a demostrar, sólo le falta sumar minutos y adquirir la experiencia que le falta por ser tan joven. «Tiene toda su carrera por delante y las valoraciones habrá que hacerlas dentro de 20 años. Es uno más en la plantilla, con virtudes y defectos, y apenas lleva un par de partidos en Primera División», explicó Solari, que le ha entrenado en el filial y que ahora le está dando oportunidades y minutos en el primer equipo. Once veces tocó el balón el brasileño en el encuentro del sábado. Uno de esos toques acabó en gol y otro fue el pase que acabó en penalti a Benzema. Con muy pocos minutos, estuvo en las dos jugadas decisivas del equipo blanco. Menos una vez que tocó en su campo, el resto de veces que entró en contacto con la pelota lo hizo muy cerca de la esquina del área, el lugar donde más cómodo se siente.

Vinicius está llamado a ser una estrella y aunque se quería ser paciente, a veces en el fútbol suceden cosas y hay que acelerar los tiempos, hay que utilizar los recursos sin mirar más allá. El Madrid no tiene tiempo ahora. El cambio de Solari por Lopetegui fue una solución de emergencia para intentar estimular a un vestuario que parece bloqueado y en el que nadie parece capaz de apostar y de arriesgarse. Se confiaba en que jugadores como Bale, Isco y Asensio diesen un paso adelante, pero o el peso de la responsabilidad les ha abrumado o es que necesitan más tiempo. El problema es que el Madrid necesita un cambio ya y el único que parece capaz de hacer algo distinto es el brasileño. En el encuentro de Copa contra el Melilla fue el mejor y repitió actuación en el choque contra el Valladolid, en muchos menos minutos.

El brasileño siempre ha estado entregado al fútbol. «La vida de Vinicius era la pelota, mientras que el resto tenía otras distracciones, como la cometa, y algunos incluso dejaban de entrenar. Él no, nunca faltaba, quería entrenar en todo momento, si se le dejaba, él se quedaba aquí hasta que la escuela cerraba por la noche», aseguraba Cacau, su descubridor en el Flamengo. El delantero siempre llamó la atención por su capacidad y sus habilidades y por eso le hacían entrenar con niños mayores, para que no abusase ypara que siguiese aprendiendo. Lo que está sucediendo ahora en el Madrid es algo parecido. Vinicius es muy joven para tomar la responsabilidad de un equipo que necesita confianza y buenos resultados para enderezar el rumbo. Él no se asusta y no le importa. Si le toca jugar, le toca.

Lopetegui fue muy conservador con el brasileño y antes que apostar por él quiso mantener la jerarquía del vestuario y no crear ningún problema dándole más minutos que a otros jugadores. Para Solari fue el tercer cambio en el encuentro del sábado, después de Isco y de Lucas Vázquez. «Le dije que se atreviera, aunque no hace falta decírselo, porque eso ya lo hace», continuaba el entrenador después de la victoria ante el Valladolid.

Puede que el tiempo de la paciencia haya llegado al final. Si el Madrid necesita un cambio, Vinicius parece listo.