Seis meses decisivos

Sergio Ramos volvió ayer a los entrenamientos junto al resto de jugadores del Real Madrid
Sergio Ramos volvió ayer a los entrenamientos junto al resto de jugadores del Real Madrid

No hace tanto, Sergio Ramos era elegido el mejor jugador de la primera fase de la Copa Confederaciones por la FIFA. Estaba en el mejor momento de su carrera, un momento prolongado desde el título de Liga del Real Madrid de Mourinho y la Eurocopa 2012. Ahora, sus actuaciones están bajo sospecha después de algunos errores y expulsiones innecesarias, como la que sufrió ante el Galatasaray en la Liga de Campeones.

Pero Carlo Ancelotti confía en él. «No autorizaría la salida de Sergio», dijo el preparador italiano hace un mes. Su objetivo ahora es recuperarlo y que vuelva a ser uno de los mejores centrales del mundo, como era no hace tanto. El técnico madridista no tardó mucho en convencerse de que era mejor no hacer experimentos. En el Camp Nou jugó por delante de la defensa, como mediocentro defensivo. Pero Carlo descarta volver a situarlo fuera de su sitio natural. Cuando le preguntaron si había alguna posibilidad de convertir a Pepe en centrocampista, como hizo Mourinho en alguna ocasión, respondió con una sonrisa:«Es central, como Sergio Ramos».

El objetivo del central madridista es ganar la Liga de Campeones y el Mundial. La Copa de Europa es la eterna obsesión del club, la Décima. Y es el título que le falta a Sergio para emparentar con las leyendas del club. El Mundial tiene el aliciente de continuar el ciclo ganador de un equipo que ha conseguido los tres últimos grandes campeonatos que ha disputado. Además, España busca ser el primer equipo europeo en ganar un Mundial en América. Sólo «La Roja» y Brasil han conseguido el título mundial fuera de su continente. El hecho de que se juegue en Brasil y la posibilidad de revancha de la final de la pasada Copa Confederaciones son dos valores añadidos a la posibilidad de ganar el título. Y este Mundial puede ser el final de una generación que ha dado a España los éxitos más grandes de su historia. Xavi, Puyol y Villa son algunos de los que pueden afrontar su última gran competición con «La Roja». Incluso Casillas admitió que se lo pensaría después del Mundial de Brasil. En la Selección, Sergio es uno de los intocables de Vicente del Bosque. Las lesiones, la edad y la aparición de nuevos talentos han removido lo cimientos de «La Roja» en los últimos meses, pero Ramos siempre está. Y quiere seguir estando. Apenas ha cumplido 27 años y ya suma 115 partidos internacionales. Su siguiente objetivo es convertirse en el jugador con más internacionales por delante de Casillas.

Todo suma para que Sergio Ramos se esfuerce por volver a ser el mismo que hace unos meses, olvidándose incluso de la prolongación de su contrato. El segundo capitán del Real Madrid. «No quiero renovación ni nada», llegó a decir Sergio después de los rumores que hablaban de su mala relación con el presidente, Florentino Pérez. Después del partido ante el Valladolid regaló su camiseta al mandatario madridista y se dieron un abrazo público en los premios de la Liga de Fútbol Profesional. «Si os habláis», exclamó irónico el ministro de Cultura y Deportes, José Ignacio Wert. Sergio Ramos sólo quiere ser feliz en el Madrid.