Deportes

El pasaporte diplomático pudo proteger al serbio de la deportación

Su país se lo concedió en 2011, después de ganar la Copa Davis

Novak Djokovic muestra junto a Viktor Troicki, Janko Tipsarevic y Nenad Zimonjic el pasaporte diplomático que le concedió en 2011 el Gobierno de Serbia.
Novak Djokovic muestra junto a Viktor Troicki, Janko Tipsarevic y Nenad Zimonjic el pasaporte diplomático que le concedió en 2011 el Gobierno de Serbia. FOTO: Archivo

El conflicto protagonizado por Novak Djokovic en Australia, al entrar en el país sin estar vacunado y no presentar una justificación médica sólida para no tener que vacunarse, lo que ha provocado que el Gobierno le retirara el visado por segunda vez, tiene también una ramificación diplomática que ha podido complicar todavía más el caso. Y es que Djokovic viaja desde 2011 con un pasaporte diplomático que le concedió el Gobierno de Serbia por ganar la Copa Davis.

Djokovic se desplaza por el mundo desde entonces tanto con su pasaporte normal como con el diplomático, circunstancia que, según algunos medios australianos, podría haber sido clave para que Djokovic evitara hasta ahora la deportación. Sin embargo, después de la decisión del ministro de Inmigración, Alex Hawke, de retirarle el visado por segunda vez, parece que ni el pasaporte diplomático podrá evitar que el tenista serbio sea expulsado del país. Salvo que presente recurso antes los tribunales y le den la razón.

El Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia confirmó a Sky Australia que los pasaportes diplomáticos u oficiales “no confieren al titular ningún derecho o privilegio especial” en territorio australiano. “Los países individuales pueden conferir, a su discreción, ciertos derechos y privilegios a los titulares de pasaportes diplomáticos y oficiales”, puntualizaron.

Según el Gobierno de Serbia, conceden el pasaporte diplomático a un ciudadano serbio que tiene el estatus de agente diplomático, funcionario consular, miembro de organizaciones internacionales, correos diplomáticos y el funcionario gubernamental de más alto rango.

En 2011, después de ganar la Copa Davis, el entonces ministro de Relaciones Exteriores serbio, Vuk Jeremic, concedió pasaportes diplomáticos a los tenistas Novak Djokovic, Viktor Troicki, Janko Tipsarevic y Nenad Zimonjic. Les hizo entrega de ellos en un acto celebrado en el Tennis Center Novak de Belgrado.

Es un honor promover este servicio diplomático a aquellos embajadores de serbia en el mundo. Nuestro país vivió un período muy duro recientemente y aún se pueden sentir los efectos de la historia. Mala imagen y prejuicios están aún presentes en parte del mundo. El modo más efectivo de combatir eso es el amor por el país. Creo que nadie puede decir que vosotros no sois campeones en esas categorías. Es un honor representar a tu país en ese sentido y cualquier nación estaría orgullosa de teneos como embajadores”, dijo durante el acto Jeremic, que fue ministro de exteriores entre 2007 y 2012 y que de septiembre de 2012 a septiembre de 2013 fue presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas.

En su discurso de agradecimiento, Djokovic declaró que esperaba no defraudar a la confianza que el Gobierno serbio había depositado en ellos: “Es un honor representar a nuestro país. Somos solo atletas, pero allá donde vamos se nos reconoce, al menos en los aeropuertos. No estoy acostumbrado a dar discursos y solo quiero añadir que intentaremos no defraudaros por la confianza que habéis depositado en nosotros”.