Deportes

Alcaraz, bautizo feliz en la central de Roland Garros

Carlitos se impuso al argentino Juan Ignacio Londero por 6-4, 6-2 y 6-0 en una hora y 51 minutos. En segunda ronda le espera Albert Ramos

Carlos Alcaraz celebra uno de los puntos que ganó ante Landero en la Philippe Chatrier
Carlos Alcaraz celebra uno de los puntos que ganó ante Landero en la Philippe Chatrier FOTO: MARTIN DIVISEK EFE

Roland Garros puso su particular alfombra roja a Carlos Alcaraz y “Carlitos” respondió con la solvencia acreditada en lo que va de curso. La organización le regaló el cierre de la primera jornada en la Philippe Chatrier en detrimento de Zverev, que tuvo que jugar en la Suzanne Lenglen. Enfrente estaba el argentino Londero, el 141 del mundo y que entró en el cuadro gracias a una invitación. Alcaraz solventó su debut en la central con un firme 6-4, 6-2 y 6-0 en una hora y 51 minutos. En segunda ronda le espera Albert Ramos.

El debut tuvo mucho de bautismo en un escenario que no había pisado nunca. Conectó algunas derechas, el servicio le funcionó a ratos, tardó nueve juegos en regalar la primera dejada... todo tuvo un aire primerizo. Pero es que el año pasado llegó como número 97 del mundo para alcanzar la tercera ronda y este año aterrizó en París el jueves como candidato a todo. Los títulos en Río, Miami, Barcelona y Madrid, sobre todo la forma y a quién superó en estos últimos, le han convertido en aspirante muy serio. Su forma de resolver el partido ante Landero tuvo mucho de favorito que sabe que le pueden quedar dos semanas más en el Bosque de Bolonia. El argentino fue atrevido, decidió disfrutar, jugar suelto y así resistió durante casi una hora. No flaqueó hasta el décimo juego del primer set cuando Alcaraz aprovechó la primera bola de ruptura que tuvo. En el segundo parcial el break llegó antes. Fue en el sexto juego y poco a poco Carlitos empezó a soltarse. El argentino no pudo sumar un juego más.

El anterior partido de Alcaraz en Francia fue la encerrona que sufrió en otoño en París-Berçy ante Hugo Gastón. Se encontró con un ambiente digno de Copa Davis que le hizo rendirse. Nada que ver con la apertura en Roland Garros. Lo de Landero ha sido la mejor forma de olvidar aquello.

Davidovich, adiós con lesión

Alejandro Davidovich, mermado físicamente, cayó en la primera ronda frente al holandés Tallon Griekspoor por 2-6, 6-0, 6-4 y 6-3 en dos horas y 16 minutos. Tras los cuartos de final que alcanzó la temporada pasada y después de haber llegado este año a la final de Montecarlo, Davidovich, cabeza de serie número 25, llegaba con altas expectativas al Grand Slam de tierra batida. Pero tras superar con facilidad el primer set, comenzó a sentir problemas en el pie derecho que le impidieron rendir a buen nivel el resto del partido.