La rehabilitación sigue su curso en Roma

«Antes de comenzar el torneo hubiese firmado llegar a la final y perderla», comentó Rafa después de la semifinal ante Berdych. Por eso la derrota y la contundente forma en que llegó lastran las buenas sensaciones con las que abandonó la Caja Mágica. Perdió, sí, lo hizo con claridad, estuvo lejos de la mejor versión que mostró ante el checo... Pero la rehabilitación ha dado un nuevo paso adelante a dos semanas para Roland Garros. Y de eso era de lo que se trataba en la capital después de la irregular temporada que lleva y el inesperado tropiezo en Barcelona ante Fognini. «No es agradable terminar la semana así, pero ha sido una semana importante y positiva porque hace tiempo que no tenía las sensaciones que he tenido aquí en la pista». Johnson y Bolelli le sirvieron para coger ritmo de competición. Ante Dimitrov mostró los primeros detalles de la progresión y ante Berdych hizo su mejor partido de la temporada. Llegó al Mutua Madrid Open sin querer hablar de la cercanía de París y de un hipotético asalto a Roland Garros. Y lo cerró así en la ceremonia de entrega de premios: «Ahora toca seguir progresando en Roma y Roland Garros».

Rafa incluso miró más lejos y reflexionó sobre lo que resta de temporada y su caída al número siete del mundo: «Una buena semana no significa sólo ganar. Si juego como lo hice en semifinales puedo ser competitivo contra todos. Lo que ha pasado durante todos estos años es muy complicado, estar tantos años arriba es dificilísimo y encima con lesiones. Ahora se trata de ser positivo y pensar que la segunda parte de la temporada es sólo sumar. Las cosas no son sencillas, pero no lo son ahora ni lo han sido nunca. Creo que a final de año voy a luchar por estar entre los cuatro mejores del mundo».

Pues eso, quizá en la Caja Mágica de Madrid tampoco se podía pedir más.