Tenis

Rafa y su hermano mayor

Moyá se suma al grupo de trabajo del «clan Nadal» para evitar el estancamiento. «Me ayudará mucho la próxima temporada», dice

Carlos Moyá y Rafa Nadal, en un entrenamiento
Carlos Moyá y Rafa Nadal, en un entrenamiento

Moyá se suma al grupo de trabajo del «clan Nadal» para evitar el estancamiento. «Me ayudará mucho la próxima temporada», dice

Después de más de 20 años de amistad, Nadal y Carlos Moyá han decidido unir sus destinos en las pistas. «Charly», el mejor amigo de Rafa en sus primeros años en el circuito, el jugador que le apadrinó en su llegada a la ATP, se ha unido al cuerpo técnico del mejor deportista español de la historia. ¿Las razones? Moyá dejó hace semanas de colaborar con el canadiense Milos Raonic, el número tres del mundo, y estaba libre, pero lo fundamental es que en el seno del equipo en el que continúan Toni Nadal y Francis Roig se busca regenerar energías para que Rafa se acerque lo más posible al jugador que fue. Toni fue el encargado de ponerse en contacto con Moyá, que se encontraba disputando la IPTL (una serie de torneos de exhibición que se celebran en Asia) y no dudó un instante en dar el sí. Ambas partes están entusiasmadas.

«Para mí poder ayudar a Rafa es algo especial y estoy seguro de que junto con Toni, Francis y el resto del equipo participo en un proyecto en común. Rafa es un jugador especial, pero sobre todo es una gran persona y un gran amigo en el que tengo mucha confianza para que vuelva a conseguir los títulos que todos esperamos. Además, estoy feliz de formar parte de una de las academias más importantes del mundo y un proyecto tan especial para Rafa, dentro de una estructura con grandes profesionales que ya desarrollan un trabajo excelente», asegura el mallorquín, que también formará parte del cuerpo técnico de la Rafa Nadal by Academy Movistar.

Nadal, que ayer se proclamó campeón de España en dobles junto a Marc López, se expresó en un comunicado: «Para mí es una ilusión grande tener a alguien como Carlos que es, además de un gran amigo, una persona muy importante en mi carrera. Carlos estará a partir de ahora conmigo en los entrenamientos y en la competición».

La presencia de algún nuevo elemento técnico en el «clan Nadal» era una variable que llevaba manejando el propio Rafa desde hace al menos dos años, cuando comenzó a apreciar ciertas señales de estancamiento en su juego. La presencia de Boris Becker con Novak Djokovic –que terminó hace días– o la de Ivan Lendl con Andy Murray son dos buenos ejemplos de la senda que confía en retomar a Nadal: se trata de recuperar su mejor tenis con la inyección de un nuevo punto de vista. El serbio y el escocés han jugado mejor que nunca con la presencia en su grupo de trabajo de los dos ex jugadores.

Moyá también ha sido decisivo en la eclosión la pasada temporada de Raonic. Al gigante canadiense se le estaba esperando desde hace años y en 2016 ya se ha convertido en bastante más que un extraordinario sacador. A dos semanas del arranque de la nueva temporada, Nadal ha confesado que todavía no está para competir con plenas garantías en individual, sí en dobles. Está trabajando «mucho, lo suficiente» para asegurar que la lesión en la muñeca izquierda está superada. «El físico está respondiendo bien», asegura y está convencido de que con Moyá «me ayudará mucho la próxima temporada».