La historia puede con Serena

Cae ante la italiana Vinci y no podrá ganar los cuatro «grandes» este año

Serena Williams
Serena Williams

Roberta Vinci, número 43 del mundo, dio la gran sorpresa al eliminar en la semifinal a la gran favorita del último torneo de Grand Slam de la temporada, la local y primera cabeza de serie, Serena Williams

Serena gritaba cada vez que conectaba un saque directo de los 16 que consiguió, más que para celebrar el punto, para expulsar la tensión que acumulaba por el peso de la historia que le esperaba en la final de esta noche. Una cita en la que no estará la estadounidense, por lo que no podrá ser la primera mujer desde 1988 en ganar los cuatro «Grand Slams» en la misma temporada. No se unirá de momento a Steffi Graf, la última en conseguirlo, y mucha culpa la tendrá Roberta Vinci, número 43 del mundo y ayer un muro imposible de superar para la dominadora del circuito (2-6, 6-4 y 6-4). «Creo que jugó el mejor tenis de su carrera», decía Serena de su rival, para después no buscar excusas en la responsabilidad por batir un récord: «Tengo que decir que para nada sentí la presión en el partido, ni tampoco lo había sentido durante todo el torneo. Nunca me sentí presionada por ganar aquí y lo dije siempre y desde el principio», insistía nada más ver cómo se rompía su racha de 33 victorias consecutivas en partidos de «Grand Slam» desde que perdiera en tercera ronda de Wimbledon 2014.

Nadie había conseguido derrotarla hasta que ayer Vinci desesperó a Serena, que ganó el primer set y tuvo en su mano encarrilar pronto el tercero. No lo hizo y allí se dejó su reto. La final será italiana: Vinci-Penetta.