Fútbol

Una decepción para crecer

La Razón
La RazónLa Razón

«Se nota la mano de Simeone, este Atlético está muy acorde con lo que es su historia: lucha, pelea...», explicaba Mascherano sin fuerzas ni para levantar el primer título de la temporada. El argentino alababa al técnico del equipo rival, un bloque, que ayer se llevó una de esas decepciones que duelen en las primeras horas, pero que sirven para crecer más adelante. El Atlético empató en la ida y en la vuelta y sólo el valor doble del gol de Neymar en el Calderón decidió la Supercopa a favor de los azulgrana.

El Atlético fue más que nunca el del «Cholo», unido en la presión y valiente a la hora de salir al contragolpe. Así mantuvo en vilo al Barcelona durante toda la noche. Es imposible tener una noche tranquila ante el Atlético, que plantea cada minuto como una batalla que no puede perder. Con un espíritu y un juego así será difícil perder muchos partidos, debieron pensar los aficionados rojiblancos al marcharse a la cama. No por casualidad el Atlético fue la mejor alternativa a los «grandes» el curso pasado y lo será también ahora. Una concentración a prueba de bombas en defensa, y Diego Costa y Villa como faros jugando de espaldas para dar tiempo al contragolpe, fue la receta de un equipo al que el partido se le volvió a hacer largo.

El espíritu de los «guerreros» de Simeone mojó los fuegos artificiales que algunos esperaban en la primera noche de Neymar y Messi juntos. Nunca tuvieron espacios para gustarse, ni aire para combinar. Los dos lo intentaron por su cuenta, pero no era día para lucimientos.

Los minutos finales se olvidaron del fútbol para dejar paso al árbitro y las expulsiones. Gabi, capitán rojiblanco, se acordó de la roja a Busquets en la ida, que nunca llegó, mientras que los azulgrana tenían la sensación de que el Atlético no se llevó tantas amonestaciones como hubiera merecido.

Tras el dolor de la derrota queda un análisis positivo en la orilla del Manzanares. Han encontrado una fórmula que puede neutralizar a equipos con una billetera mucho más amplia y se sienten preparados para mirar a los ojos a la fase de grupos de la Liga de Campeones. Hoy esperan rival en un sorteo en el que muchos grandes no querrán tener al Atlético en su camino.

«Tienen más dinero y se lo permiten»

Simeone todavía no ha perdido una final, pero sí la Supercopa con dos empate, motivo para sentirse orgulloso: «Tuvimos ocasiones de gol más claras que el Barcelona. Felicito a mis jugadores». El Atlético dio la cara, rozó la gesta, pero la Liga es otra cosa: «Ya he dicho que es imposible que la pierdan los dos, Madrid o Barça. Están en otro nivel, son los dos más fuertes, tienen a los mejores jugadores porque tienen más dinero y porque se lo permiten». Sobre el árbitro: «Todos nos equivocamos. Ustedes nos juzgan, júzguenle a él».