Tenis

«Yo no me dejo ganar»

Djokovic niega rotundamente que una semana después del ofrecimiento en San Petersburgo’07 se dejara perder con Santoro en París considera que tiene plantilla suficiente para ser competitivo.

Novak Djokovic devuelve una pelota al francés Quentin Halys desde el fondo de la pista. El serbio ya está en la tercera ronda de Australia
Novak Djokovic devuelve una pelota al francés Quentin Halys desde el fondo de la pista. El serbio ya está en la tercera ronda de Australia

Djokovic niega rotundamente que una semana después del ofrecimiento en San Petersburgo’07 se dejara perder con Santoro en París considera que tiene plantilla suficiente para ser competitivo.

Djokovic, Federer, Serena y Sharapova ya están en la tercera ronda del Abierto de Australia... pero el escándalo de las apuestas sigue ocultando lo que sucede en las pistas de Melbourne. La BBC y BuzzFeed News no dan nombres, pero la polémica ha vuelto a salpicar al número uno del mundo. Novak Djokovic se deshizo en tres sets del prometedor francés Quentin Halys, pero eso fue lo de menos. Según publica el diario italiano «Tuttosport», el serbio se pudo dejar ganar en 2007 en la segunda ronda del Masters 1.000 de París-Berçy ante Fabrice Santoro. Djokovic, que era el número tres de la ATP, perdió por 6-3 y 6-2 ante el 39 del mundo y alegó que tenía un fuerte dolor de muelas y que días más tarde tenía un largo viaje a Shanghái para el Torneo de Maestros. Fue justo una semana después de que a «Nole» le ofreciesen 200.000 dólares por dejarse ganar en la primera ronda de San Petersburgo.

«Nole» llegó a París, el penúltimo torneo de la temporada, después de alcanzar las semifinales en la pista rápida de Madrid. Y aquella no fue su última derrota del año. En el Masters perdió los tres partidos que disputó. A pesar de ello, cerró la temporada sólo por detrás de Federer y Nadal. Entre la nueva acusación y lo que tuvo que pelear ayer en el tercer set –se fue al «tie-break»– ante Halys, Djokovic estaba para pocas bromas: «Es absurdo, es pura especulación, no hay ninguna prueba». «Recuerdo perfectamente ese partido. Mi respuesta es que todos estos días habrá un montón de especulaciones, es ahora la principal noticia en el mundo del tenis. No tengo más que decir, dije todo lo que tenía que decir hace dos días», afirmó Djokovic enfadado. Y es que el día de su estreno en el torneo, que coincidió con la aparición de la información sobre los amaños de partidos, «Nole» confirmó haber sido objeto de un intento de soborno por 200.000 dólares. El intento de amaño llegó por parte de las mafias rusas a personas de su entorno, no se dirigieron personalmente a él como ha sucedido en otros casos y el balcánico aseguró haberse negado de inmediato. Es más, se retiró de aquel torneo. Y siguió desmintiendo a «Tuttosport»: «Perdí. No sé si se está intentando crear una historia, lo que creo es que todo esto es simplemente absurdo». «No está apoyado por ningún tipo de prueba, alguna evidencia o algún dato. No hay nada de nada. Es sólo especulación, así que no creo que haya una historia sobre esto. No es cierto, no tengo nada más que decir», afirmó.

«Así amaño mis partidos»

Un jugador chileno anónimo y que asegura haber sumado puntos en torneos ATP y que es un habitual de los torneos «challengers» y «futures» ha escrito una carta en la web tenischile.com. A la espera de que el famoso informe ofrezca algún nombre, sólo algunos jugadores marginales se atreven a dar un paso al frente.

La primera vez

«Cuando comencé a tener resultados y los puntos empezaron a caer, se acercó a mí una persona ofreciéndome 1.500 dólares por perder en primera ronda de un ‘‘Future’’ con un jugador que en la cancha era poco probable que me venciera; la primera vez no accedí, gané y avancé, pero en mi mente me quedó dando vueltas la opción de haber aceptado. En ese torneo perdí en segunda ronda y la organización me entregó 200 dólares de premios. Descontando los impuestos, me quedé con mucho menos y en mi mente me daban vueltas los 1.500 dólares que me habían ofrecido».

Empiezan los amaños

«La oferta reapareció la semana siguiente. La misma persona me ofreció 2.000 dólares, que acepté. Me dejé perder contra otro jugador al que yo le había ganado dos partidos, el ‘‘prize money’’ del torneo me entregó 117 dólares (menos impuestos) por caer en la ronda de treintaidosavos, pero en mi bolsillo tenía 2.000 extras que me dieron la tranquilidad de poder seguir compitiendo».

La limosna de los torneos

«Fueron pasando los partidos y mis padres seguían sin recursos para apoyarme. Los patrocinadores no existían y los premios que podía lograr en los torneos no me permitía costear hotel, comidas, cordajes, lavado de ropa, entrenador, suplementos, entrenamientos... Nada, para la realidad del tenis de hoy la bolsa de premios en los torneos menores es una limosna. Las ventas de mis partidos fueron siendo más usuales, pero a la vez fui dejando de depender de mis padres. El miedo jugaba conmigo en la cancha porque de vez en cuando veía las grandes sanciones que caían a jugadores descubiertos y temía ser el siguiente».

«No soy una excepción»

«Meses después, en un ‘‘Future’’ que disputé en Argentina, me tocó enfrentarme en primera ronda a un jugador al que nunca le había sacado ni tres juegos en un set. Era mi particular bestia negra, el favorito del torneo y estaba más de 600 puestos mejor que yo en el ranking de la ATP. Entré muy centrado y gané el primer set por 6-1. Era una gran sorpresa para mí y para la poca gente que nos estaba viendo en directo. Cuando gané el segundo set por 6-2 me di cuenta de que no era el único que estaba en el mundillo de las apuestas».

«Sigo vendiendo partidos»

«Mi realidad a día de hoy es similar. Sigo jugando torneos ‘‘Futures’’ y ‘‘Challengers’’, sigo vendiendo algunos partidos, pero lo que hago más a menudo ahora es vender sólo algunos sets. Incluso he llegado a vender juegos y he vendido hasta dobles faltas en el servicio. No me arrepiento, no me da vergüenza ni tampoco me jacto de esto. Lo siento como un mal necesario y mientras las autoridades no mejoren los premios de los torneos, yo y todos mis compañeros cercanos seguiremos incurriendo en esta falta para poder vivir de nuestra pasión».