Economía

China dispara contra el bitcoin y lo lleva a mínimos de seis meses

La criptomoneda más popular cae por debajo de los 7.000 dólares

EE UU, la Unión Europea y ahora China. Las tres grandes áreas económicas mundiales tendrán muchas diferencias en muchos aspectos políticos y económicos. Pero en lo que atañe a las criptomonedas ahora en circulación, la opinión es unánime: son un peligro. La advertencia lanzada por el Banco de Central de China de que perseguirá el creciente número de delitos asociados a las monedas virtuales ha tenido un efecto demoledor sobre la más popular de ellas, el bitcoin. Su valor ha llegado a hundirse hoy un 9%, hasta los 6.929 dólares, su nivel más bajo desde mayo, según los datos recopilados por la agencia Reuters, aunque ya por la tarde ha logrado de nuevo escalar por encima de los 7.000 dólares. En su caída, el bitcoin ha arrastrado a otras monedas virtuales como Ethereum que, según datos de Plus 500, se ha llegado a desplomar más de un 8%, hasta los 147 dólares.

Publicidad

El bitcoin, un producto de una volatilidad extrema, ha vivido subido a una montaña rusa en las últimas semanas. El pasado mes llegó a repuntar hasta un 40% gracias, paradójicamente, a China. Su presidente, Xi Jinping, anunció entonces que su país aceleraría el desarrollo de la tecnología blockchain, la que soporta las criptomonedas. Los inversores entendieron el movimiento como un espaldarazo a las monedas virtuales. Pero igual de pronunciada que la subida fue la bajada.

En los últimos meses, se han sucedido las arremetidas de las autoridades regulatorias contra las criptomonedas. Aunque, en el caso de Estados Unidos, las hostilidades las abrió el mismo Donald Trump. A comienzos de julio pasado, y a través de su herramienta de comunicación favorita, Twitter, aseguró que no son dinero, que son muy volátiles y que su falta de regulación puede facilitar su uso para actividades delictivas como el tráfico de drogas. Siguiendo la estela del presidente americano, su secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, expresó días después su “seria preocupación” acerca de libra, la criptomoneda que pretende lanzar Facebook, al advertir de su carácter “especulativo” y de su potencial “uso para lavado de dinero”. Mnuchin aseguró que se trata de una cuestión “de seguridad nacional” y que no permitirá a los operadores de monedas digitales operar en la sombra.

Un par de meses después, fue el Banco Central Europeo (BCE) el que se sumó a la campaña contra las monedas virtuales, aunque su objetivo directo fue la libra. Europa no debería dar la espalda al euro en favor de las “promesas seductoras, pero traicioneras” de libra, dijo en septiembre el miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) Yves Mersch. El miembro del eurobanco aseguró que "el dinero solo puede inspirar confianza y cumplir sus funciones socioeconómicas clave si está respaldada por una institución pública independiente y responsable que no se enfrenta a los inevitables conflictos de interés de las instituciones privada".