Gestores administrativos, aliados de los emprendedores

Su misión es que no se pierdan recursos ni talento por el hecho de que una persona no tenga claras sus obligaciones con la Administración

Fernando Jesús Santiago Ollero. Presidente del Colegio y del Consejo General Colegio de gestores Administrativos de Madrid. foto: Alberto Martin Escudero
Fernando Jesús Santiago Ollero. Presidente del Colegio y del Consejo General Colegio de gestores Administrativos de Madrid. foto: Alberto Martin EscuderoAlberto Martin Escudero

La economía española afronta un futuro cercano cargado de incertidumbres frente a las que hay que prepararse con una premisa principal: maximizar los recursos de las pymes y autónomos y evitar que se desperdicie talento por el fracaso de proyectos que no estaban bien preparados o por las complicaciones para que emprendedores extranjeros inviertan en España. En este sentido, el gestor administrativo –que no es una asesoría– se convierte en una ayuda inestimable. Fernando Santiago, presidente del Colegio de Gestores Administrativos de Madrid y del Consejo General que representa a la profesión a nivel español considera que los gestores administrativos tienen un nombre muy conocido y un apellido que no lo es tanto y que, precisamente, es el que aporta el plus de calidad. «Frente a otras ocupaciones que se dedican al asesoramiento, los profesionales de la gA nos distinguimos por tener una preparación específica en la tramitación de documentos frente a la Administración Pública que es validada por el propio Ministerio de Función Pública y avalada por nuestra colegiación profesional. Los gestores administrativos somos licenciados en Derecho, Economía, Administración de Empresas, Ciencias Políticas y otras carreras homólogas que, además, tenemos canales específicos de comunicación con las Administraciones del Estado gracias a los convenios que firmamos desde el Consejo General con los distintos ministerios y otros organismos públicos para facilitar la tramitación de documentos y eliminar en la medida de lo posible la burocracia», explica.

Precisamente, la complejidad de los procedimientos administrativos es uno de los principales obstáculos con los que topan las empresas. A este respecto Santiago asegura que la Administración Pública en España, y la Administración Electrónica en específico, es buena si se compara con el resto de los países europeos, pero que existen ciertas áreas que sufren ciertos colapsos por diferentes motivos. «Es en estos aspectos donde los gestores administrativos estamos poniendo todo nuestro esfuerzo de colaboración con los poderes públicos, porque consideramos que, frente a los nubarrones económicos que se presentan en el horizonte, España no se puede permitir perder el talento que necesita para mantener una economía activa y dinámica».

Las trabas son un obstáculo en la creación de puestos de trabajo e iniciativas empresariales, por lo que misión de los gestores administrativos, como profesión que cumple un servicio público, es contribuir en la medida de lo posible a acortar al máximo los plazos de espera de los trámites que tienen que cumplir las pymes, los autónomos y los propios ciudadanos. «Poder matricular vehículos en cuestión de minutos, reducir el tiempo de espera de un expediente de nacionalidad por residencia de seis años a pocos meses o asegurar que un emprendedor tiene todos sus papeles en regla para recibir las licencias necesarias lo antes posible no son caprichos, sino la forma de asegurar la eficacia en la gestión de recursos y evitar unas pérdidas de dinero innecesarias que pueden poner en riesgo el futuro de los proyectos», expone Santiago.

En cuanto a las recomendaciones que, desde el colegio, harían a las personas que actualmente estén pensando en lanzarse y comenzar un negocio, se encuentra la formación y que cuenten con profesionales, no solo para dar los primeros pasos, sino también para que los acompañen en toda la vida de su empresa. «El INE nos ofrece una cifra escalofriante: el 60% de las pymes no sobreviven más de cinco años, principalmente porque comienzan la carrera de obstáculos del emprendimiento sin tener la preparación suficiente, por ejemplo, un plan de negocio, una estrategia de comunicación o por no tener bien organizada su faceta administrativa que asegure que no desperdician recursos. Es en este último aspecto donde entramos los gestores administrativos; liberamos al emprendedor de esta carga para que él se pueda concentrar en hacer lo que mejor sabe hacer y nosotros nos ocupamos de asegurar que su negocio tiene una base sólida. Para ello no solo nos ocupamos de realizar sus trámites y gestiones, sino también de realizar una asesoría integral que va desde lo laboral hasta lo tributario, pasando por la adaptación a normativas como la Ley Orgánica de Protección de Datos. En definitiva, nuestra misión es que no se pierda talento ni recursos por el hecho de que una persona no tenga claro cómo mantener sus obligaciones con la Administración Pública de forma adecuada».

Inversión extranjera

Asimismo, el presidente del Colegio de Gestores Administrativos de Madrid insta a aprovechar el potencial de España, en tanto en cuanto se trata de un país atractivo para los inversores extranjeros. «Los datos dicen que los extranjeros están interesados en trabajar e invertir en España. Tanto es así que las solicitudes de visados y autorizaciones de residencia para inversores y trabajadores de alta cualificación extranjeros que contempla la Ley 14/2013 han pasado de ser 2.500 en el año 2014 a 25.000 durante el año pasado, es decir, en tan solo cuatro años se ha multiplicado por diez esta cifra. Este aumento excepcional ha hecho que los funcionarios del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social estén desbordados y hayan contado con la colaboración de los gestores administrativos para permitirnos que podamos realizar el trámite de la solicitud de visados desde nuestros propios despachos para agilizar su concesión y compartir la carga de este trabajo. Al igual que hacemos al asegurar con nuestro asesoramiento la supervivencia de las pymes y autónomos españoles, con esta nueva posibilidad que se nos abre pretendemos que España no pierda ni una pizca del talento que pueda venir de otros países para ayudarnos a conseguir un país más próspero», concluye.