Economía

El acoso fiscal empuja a los inversores españoles a plantearse “huir” a Luxemburgo

Bankinter asesora a las sicavs ante las medidas del Gobierno. Teme que la coalición PSOE-Podemos fuerce su cierre si no salen de España. Suman 30.000 millones de inversión

Las grandes fortunas españolas llevan meses preparando soluciones para evitar que sus inversiones –preferentemente a través de sociedades de inversión, popularmente conocidas como sicavs– no se vean acosadas por el nuevo Gobierno, que las ha puesto en su punto de mira. La medida más drástica que se estarían planteando algunos de estos inversores sería la de trasladar estas sicavs fuera de nuestras fronteras, una decisión por otro lado legal. Así lo reconoció ayer la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, durante la presentación de las cuentas anuales de la entidad. No tuvo reparos en reconocer que la entidad ha aconsejado a estas sociedades radicarse en Luxemburgo –con mejores condiciones fiscales– para evitar que la «incertidumbre» y la «inquietud» que provocan las medidas extremistas que pueda tomar el nuevo Ejecutivo afecten finacieramente a la rentabilidad de estas sociedades.

A cierre de 2019, España contaba con 2.569 sicavs, con un patrimonio de más de 30.000 millones de euros. Una cifra que no es baladí para el Gobierno de coalición, que pretende intensificar el control fiscal sobre ellas, otorgando a la Agencia Tributaria mayores competencias para investigarlas, ampliando las exigencias sobre el tipo impositivo reducido del que disfrutan, estableciendo un tope de capital en manos de un mismo inversor y teniendo un control más elevado de sus inversiones. «Aún no sabemos cuál es el rumbo que va a tomar este país, pero cuanto antes se vea claro que el Gobierno apuesta en firme por un modelo occidental, antes se despejará cualquier incertidumbre», dijo Dancausa.

Jacobo Díaz, director financiero del banco, reiteró las palabras de la CEO de banco y confirmó que, de momento, «ninguna» de las sicavs que asesoran «ha considerado la posibilidad de trasladarse», aunque todas ellas han sido «debidamente informadas» sobre las posibilidades que tienen, que pasan por buscar una fusión con otros fondos o migrar a Luxemburgo, donde Bankinter cuenta con ficha financiera para mantener la cartera.

Los dirigentes bancarios han hecho propias las declaraciones que esta misma semana hizo Sebastián Albella, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que criticó abiertamente las intenciones del nuevo Gobierno de poner coto a las sicavs. Su reflexión se centraba en que lo único que se lograría sería una deslocalización generalizada fuera de España, por lo que disminuiría la inversión en activos españoles y tendría un coste laboral sobre el empleo de la banca privada. «Sólo hemos ofrecido a nuestros clientes diferentes alternativas para sus inversiones y hacerles saber que con nosotros pueden estar tranquilos», apostilló la CEO de Bankinter.

En lo que se refiere a los resultados correspondientes a 2019, la entidad logró un beneficio neto récord de 551 millones de euros, una mejora del 4,6% respecto al año anterior. Por lo que respecta al beneficio neto de Línea Directa, éste se redujo un 8% por la alta siniestralidad causada por la gota fría. Aún así sumó casi el 20% del beneficio global del grupo, con 107 millones de euros. la entidad prepara ya su salida a bolsa, «algo que siempre estuvo sobre la mesa».