Los interinos y funcionarios temporales podrán optar a su plaza fija

El Ministerio de Función Pública pone en marcha procesos de selección para 5.390 plazas de empleo público para estabilizar personal estatutario, personal funcionario, personal laboral y personal indefinido no fijo por sentencia. Esta convocatoria solo alcanza al 0,6% de los interinos

La Mesa General de Negociación de la Administración General del Estado (AGE), integrada por representantes del Gobierno y de los sindicatos, ya ha puesto en marcha los procesos para estabilizar 5.390 plazas de empleo público -aunque fuentes sindicales han elevado esta cifra hasta 6.600-, según ha informado este martes el Ministerio de Política Territorial y Función Pública. Ambas partes han ratificado el acuerdo que se alcanzó con los sindicatos el pasado 11 de diciembre sobre estabilización del empleo público en los procesos correspondientes a 2017 y 2018, que fueron recogidos en dos reales decretos, el de 2017, que recogía 2.862 plazas; y el de 2018, en el que se autorizaron 2.528. Esta medida afecta a miles de interinos y trabajadores públicos temporales, que podrán acceder a una de estas plazas, aunque la convocatoria está abierta a quién quiera presentarse. Pese a la satisfacción de los sindicatos, esta cifra representa sólo un 0,6% del empleo temporal de la Administración, que se cifra en cerca de 800.000 interinos y funcionarios temporales.

Según informa la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato mayoritario en la Mesa General junto a CCOO, UGT, CIG y ELA, las plazas se reparten entre personal estatutario, personal funcionario, personal laboral y personal indefinido no fijo por sentencia, y se encuentran en todos los ámbitos de la Administración General del Estado. La convocatoria se centrará en los organismos de mayor tasa de temporalidad, como son el Servicio Público de Empleo Estatal, así como los centros de investigación estatal como el CSIC, el Carlos III y los Organismos Públicos de Investigación.

El secretario general de Función Pública, Javier Rueda, ha presidido la primera reunión de la Mesa General con la que se ha iniciado el diálogo social en la legislatura. Durante el encuentro, la Mesa ha ratificado el acuerdo firmado por el Gobierno y sindicatos el pasado 11 de diciembre en el que se definen las líneas principales de los procesos selectivos. En este acuerdo se recogen los posibles concursos de traslados en ámbitos donde haya habido limitaciones de movilidad o existan plazas objeto de demanda por personal funcionario de carrera o personal laboral fijo, los procesos selectivos mediante sistema de concurso oposición o que se tomarán como referencia los procesos de promoción interna que existan para acceder al cuero, escala o categoría correspondiente.

El sistema de acceso a estas plazas será de concurso-oposición, dando oportunidad a aquellas personas que han venido desempeñando sus funciones en estas plazas a poder participar reconociendo su antigüedad, experiencia y formación en el puesto. El acuerdo supone la definitiva puesta en marcha de este proceso, que lleva un retraso de hasta tres años, como consecuencia de la reciente parálisis política por los últimos gobiernos en funciones. Este retraso afecta también al resto de procesos de estabilización y en general a todas las ofertas de empleo público, tanto en la Administración General del Estado, como en las diferentes comunidades autónomas, por lo que CSIF considera prioritario darles un impulso ante la situación de envejecimiento de las plantillas ya que en los próximos 10 años se van a jubilar 905.000 funcionarios.