Las bolsas se derrumban y el Ibex pierde ya 56.611 millones

Pánico en los mercados. El selectivo español cae el 9,1% en menos de una semana. El sector turístico llama a la calma y niega una ola de cancelaciones masivas antes de Semana Santa

New York Stock Exchange Coronaviurus reaction
Las bolsas mundiales volvieron a vivir el jueves un día negro de pérdidas generalizadasJUSTIN LANEEFE

Histeria. Psicosis. Paranoia. Pánico. Palabras todas que se relacionan estos días con el término coronavirus. Las noticias sobre sus efectos copan las primeras páginas de los periódicos y abren todos los espacios informativos, lo que lleva a la población al desconcierto y a la economía hacia el enfriamiento. Las empresas más dependientes de las materias primas y los componentes que se producen en China han empezado a aplicar regulaciones de empleo; las bolsas se han derrumbado y el fantasma de la recesión asoma ya en el horizonte. Los sectores, textil, químico y de automoción han comenzado a tener problemas de abastecimiento, lo que ha provocado las primeras consecuencias en la producción y el empleo. Fujitsu ha sido la primera en España en anunciar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). 336 de sus trabajadores se verán implicados en esta medida. Y Volkswagen Navarra anunció ayer la posible solicitud de otro ERTE de «carácter preventivo», por si la cadena de suministro de material se viera afectada durante los próximos días.

Pero es en la bolsa y en el sector turístico en los que el impacto está siendo más tangible. Tras la breve tregua del miércoles, ayer se generalizaron los descensos en las bolsas mundiales y se acentuó aún más la caída de los precios del petróleo. La expansión del virus, más rápida y acusada de lo previsto, ha provocado el pánico entre los inversores, que han decidido abandonar los vaivenes de la renta variable y buscar refugio en activos más seguros, como el dólar, el oro, o la deuda soberana de Estados Unidos o Alemania.

El selectivo español del Ibex 35 fue el más castigado el jueves de todos los parqués europeos, con una bajada del 3,55%, la segunda mayor en lo que va de año. Dijo adiós a los 9.000 puntos –algo que no pasaba desde el pasado mes de octubre– y elevó la pérdida en lo que va de semana a un 9,1%, o lo que es lo mismo, 56.611 millones de euros. Si hoy se mantiene esta tendencia, el Ibex se encamina a su peor semana desde agosto de 2011, cuando se desató la crisis de la deuda soberana europea.

Aerolíneas, proveedores turísticos y hoteles fueron los valores que más sufrieron, aunque no los únicos. El valor más castigado fue el grupo IAG, propietario de Iberia, Vueling y British Airways, que cayó un 8,85%. Fuentes de la compañía confirmaron que se están realizando «ajustes de gestión» en vuelos y rutas, especialmente en destinos como China o Italia. Precisamente, la compañía ha tenido que cancelar una veintena de vuelos con destino Milán debido a la «reducida demanda» en todas sus bases, incluida la de España. El resto de grandes aerolíneas sufrieron el mismo castigo que la hispano-británica en sus propios mercados. Air France-KLM (-7,17 %), la alemana Lufthansa (-6,05 %), la británica Easyjet (-4,19 %) y la irlandesa Ryanair (-1,75 %) acumulan pérdidas semanales que superan casi el 15% de su valor.

No les fue mucho mejor a los touroperadores y hoteles. La cadena Meliá sigue perdiendo valor –ayer se dejó un 4,69%– y la proveedora de soluciones tecnológicas para el turismo Amadeus lo hizo un 4,09%. ¿Y en el resto de Europa? Más de lo mismo. Londres cayó un 3,5%; Fráncfort, un 3,19%; París, un 3,32% y Milán, un 2,66%.

Las organizaciones mundiales de Turismo (OMT) y de la salud (OMS) emitieron ayer un comunicado conjunto en el que pidieron «mesura» para afrontar las consecuencias del brote, y que las medidas que se tomen sean «coherentes y proporcionadas» respecto al riesgo real para la salud pública. Por su parte, las asociaciones de agencias de viajes quisieron lanzar ayer un mensaje de tranquilidad. Negaron que se estuvieran produciendo cancelaciones masivas y aseguraron que las que se están realizando están relacionadas «directa o indirectamente» solo con los destinos más afectados por el coronavirus –China e Italia, principalmente–. Sí admiten que se están recibiendo «muchas llamadas» pidiendo información. Según la Confederación Española de Agencias de Viajes (Ceav), las ventas de las campañas de Semana Santa y de verano se están comportando «bien» y la situación se está «normalizando», pese al retroceso inicial.

Menos entusiasmo han mostrado las agencias on-line. Según Booking, las reservas confirmadas en su web durante febrero disminuyeron un 30% respecto al mes anterior, y en los últimos tres días las cancelaciones se han disparado en el mercado italiano, que se ha reducido un 50%.