Coronavirus

El presidente de Iberia advierte al Gobierno: “Sin aviones no hay turismo y sin turismo peligra el país”

Luis Gallego reclama un plan Renove para aviones, el impulso del cielo único europeo y reducir las tasas aéreas para fomentar la llegada de turistas

Javier LizonEFE

El presidente de Iberia, Luis Galllego, ha alertado de la situación límite que atraviesa el sector aéreo como consecuencia de la crisis del coronavirus y ha advertido de que “sin aviones no hay turismo y sin turismo peligra el país”. Así se expresó Gallego en la gran Cumbre Empresarial, en la que aseguró que “estamos en la peor crisis de la historia de la aviación, con un impacto brutal en términos económicos y de empleo. Estamos obligados a reinventarnos y eso no va a ser fácil por lo que todos tendremos que hacer importantes sacrificios”. El directivo reclamó al Gobierno que debe actuar ya para salvar al sector. “Ya no queda tiempo”.

Entre las medidas propuestas por el presidente de Iberia destacan la creación de un plan Renove europeo que permita la renovación de las flotas por aviones más modernos y sostenibles además del impulso del cielo único europeo. Este plan permitiría bonificar el reemplazo de aviones viejos o de tecnología sucia con los de nueva generación, una ayuda que podría tener un efecto multiplicador. Por un lado reduciría las emisiones de CO2 aproximadamente un 30% en las flotas de largo radio y un 15% en las flotas de corto y medio radio. Y esta reducción siempre tendría un valor muy superior que el importe de la ayuda que podría recibirse",

Además de la prórroga de los ERTE al menos hasta fin de año, Gallego demandó la llegada del AVE a la T-4 así como la bajada de las tasas aeroportuarias. “Es el momento de desbloquear la llegada del AVE a Barajas, de impulsar el cielo único europeo y de reducir las tasas aéreas para fomentar la llegada de turistas a España". En cuanto a la desescalada, advirtió de que el hecho de que se haga una “reapertura desordenada y poco homogénea no ayuda a la recuperación”. En sus palabras recordó que "destruir es siempre mucho más fácil que construir y sólo con sentido común, sentido de responsabilidad y sentido de Estado lograremos aprovechar las oportunidades que se nos presente”, dijo.

En una breve exposición, puso sobre la mesa la terrible situación del sector de la aviación, con una reducción del tráfico aéreo en su conjunto del 90%, con la paralización total de los vuelos internacionales, por lo que prevé que 2020 concluya con un descenso de la actividad del 60% y que no se recuperen los niveles de 2019 antes de 2023. Los ingresos de las aerolíneas de todo el mundo se reducirán en unos 84.000 millones de dólares este año, cerca de tres veces más de lo que lo hicieron con motivo de la crisis financiera de 2008 y 2009, cuando se redujeron en unos 31.000 millones de dólares. “Todas las aerolíneas internacionales vamos a salir de esta crisis más pequeñas y mucho más endeudadas”, señaló Gallego, quien indicó que solo en el segundo trimestre de este año las compañías aéreas se gastarán unos 61.000 millones de dólares de sus cajas y que su deuda aumentará en unos 120.000 millones de dólares.

En relación con la situación de Iberia, aerolínea que ha recibido 750 millones de euros gracias a los avales del ICO, admitió que “nos han sido de ayuda", aunque advirtió de que “nos resulta difícil competir” con otras aerolíneas europeas que han recibido mayores ayudas y con mayores garantías. A este respecto, alertó de que “la competencia tras la crisis será aún más difícil”, ya que ha habido compañías que, al contrario que Iberia, han sido “rescatadas con ayudas de Estado, poniendo en riesgo el mercado europeo de libre competencia".