Cómo detectar estafas en alquileres vacacionales

Las ofertas y gangas resultan más atractivas que nunca debido a las dificultades económicas que atraviesan miles de familias. La OCU ofrece ocho consejos para evitar los fraudes

Bañistas con mascarillas en la playa de La Malagueta en Málaga
Bañistas en la playa de La Malagueta, en MálagaÁlex Zea Europa Press

Los alquileres de apartamentos y chalets con amigos y familia se están convirtiendo en la opción más popular este verano para hospedarse sin entrar en contacto con otras personas. Las limitaciones de aforo en los hoteles también contribuyen a que este tipo de alojamientos ganen adeptos. A pesar de que existan webs de reservas totalmente seguras, siempre hay posibilidades de ser víctima de un fraude. Esta temporada estival es la menos boyante en años y la economía de miles de españoles se ha visto afectada por los meses de inactividad durante la pandemia. Por ello, las ofertas, precios rebajados y gangas resultan más atractivas que nunca y los estafadores están aprovechando este escenario para hacer su particular agosto. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte sobre un posible aumento de las estafas de alquiler vacacionales. “El mayor riesgo está asociado con alojamientos que en realidad no existen o no están disponibles”, subraya la Organización. La OCU también alerta sobre un porcentaje de anuncios que, aun correspondiendo a una casa real, no son veraces sobre las condiciones. Por ello, ofrece ocho consejos para evitar este tipo de estafas.

Chollos demasiado buenos para ser reales

Las fotografías y la descripción son claves para detectar un fraude que se hace pasar por una gran oportunidad. Si las imágenes son demasiado perfectas o parecen capturas de pantalla no se fíe, podrían haberlas copiado de otro portal web. Si además el precio es especialmente bajo desconfíe y no adelante ninguna cantidad de dinero antes de comprobar la veracidad del anuncio.

Pago por adelantado

Si el supuesto arrendador ofrece algún beneficio a cambio de que transfiera el dinero al margen de la plataforma donde se anuncia la vivienda, busque otro alojamiento. Más aún si piden el pago por transferencia bancaria.

Robo de datos por email

No ingrese datos personales, bancarios o contraseñas antes de realizar la reserva o si no conoce la fiabilidad del portal. “Si el arrendador envía un email o enlace que, a primera vista, parece de la plataforma u otro sitio de confianza pidiéndole información confidencial, ciérrelo, podría estar tratando de introducir software malicioso en su ordenador”, alerta la OCU.

Lea los comentarios y hable con el arrendador

Buscar en internet referencias o comentarios de otros usuarios puede ayudarle a aclarar sus dudas. Además, puede buscar el alojamiento en Google Maps para comprobar si existe, tal y como aconsejaba el portal de alquiler vacacional Muchosol el verano pasado. También puede trasladar al arrendador cualquier duda para comprobar así que conoce bien el lugar, los servicios, los accesos, etc.

Flexibilidad para cancelar

La OCU recomienda priorizar alojamientos con flexibilidad para cancelar, como las que ofrecen plataformas especializadas (Airbnb, Booking o Vrbo, entre otros), cuyos sistemas pueden facilitar también la resolución de conflictos entre las partes.

La realidad no se corresponde con el anuncio

Si la vivienda no se corresponde con lo acordado, el cliente “debería reclamar, adjuntando las fotografías y las condiciones reflejadas en el anuncio: bien al propietario, si no hubo intermediarios, bien a la plataforma o a la agencia, si se contrató a través de alguna de ellas”, apunta la OCU.

Número de registro turístico

Los alojamientos turísticos deben estar registrados en el Ayuntamiento de la ciudad del destino y debe poder encontrarlo. En caso de ser víctima de alguna infracción de contrato, es posible denunciarlo ante las autoridades autonómicas de Turismo.

Límites de movilidad y reembolsos

La Organización de Consumidores y Usuarios recuerda que, “si finalmente no pudiese disfrutar del alojamiento como consecuencia de medidas que limiten la movilidad impuestas por las autoridades, ya fuese en su región de origen como en la de destino, puede solicitar el reembolso del dinero adelantado por ser causa de fuerza mayor”.