La Covid-19, la ruina del taxi

El sector asegura que ha perdido un 76% de su facturación. Asegura que, a medio plazo, no tiene expectativas de recuperación por la mala gestión del Gobierno de la pandemia

Conducir ahora mismo un taxi en España es poco menos que una ruina. Según asegura Fedetaxi, la organización representativa del sector en el Comité Nacional de Transportes por Carretera, la pandemia del coronavirus se ha llevado por delante el 76% de la facturación. Las restricciones de la movilidad decretadas para frenar la Covid-19 han dejado a este medio de transporte casi sin clientes. Ni siquiera el fin del estado de alarma ha logrado que los clientes vuelvan. La práctica desaparición del turismo internacional, la caída de los servicios vinculados a eventos de masas, las restricciones al ocio nocturno y el auge del teletrabajo están dejando a los taxistas sin trabajo, según asegura Fedetaxi, que advierte de que muchos taxistas apenas si cubren con sus ingresos sus gastos de actividad.

Lo peor para el sector, además, es que se han quedado «sin expectativas de recuperación a medio plazo por la gestión de la crisis sanitaria y tampoco ha obtenido respuesta por parte del Ministerio de Transportes sobre la propuesta que presentó al Gobierno a principios de junio donde planteaba unas medidas urgentes para la recuperación del sector del taxi», según explicó ayer esta organización profesional.

Muestra de la crítica situación que atraviesa el sector es que en la mayoría de comunidades autónomas aún no se encuentran prestando servicio las 63.917 licencias de taxi que hay en España. «Se está haciendo obvio que -como ya solicitó Fedetaxi en 2017- hay que plantear una reconversión sectorial, con planes de amortización de licencias para reordenar la capacidad de este servicio público en función de la demanda en los nuevos escenarios de movilidad, incluyendo un plan de abandono de la profesión de taxista y prejubilaciones con posibles retirada de licencias bajo precio público, para aquellos que deseen acogerse a dichos planes», insiste esta patronal.

Régimen sancionador

Fedetaxi también denunció ayer que el Gobierno ha hecho caso omiso al compromiso que adquirió en septiembre de 2018 de tramitar una ley para sancionar con más dureza a las empresas con vehículos VTC. La organización ha denunciado que la tramitación del Anteproyecto de Ley por la que se reforma el régimen sancionador de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres en materia de arrendamiento de vehículos con conductor (VTC) se encuentra paralizada desde febrero de 2019. Según los taxistas, Transportes está ahora tramitando una nueva reforma de la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres, para limitar la morosidad de las empresas logísticas o cargadoras de transportes de mercancías, fruto de otro “acuerdo para desconvocar los paros”; por lo que Ábalos se saltaría la obligación legal previa con los taxistas que le impone el propio decreto que coloquialmente lleva su nombre, para intentar solucionar otro problema con el sector de la logística.

El taxi también ha mostrado su decepción con Unidas Podemos en esta cuestión. Según ha denunciado Fedetaxi, han trasladado sus quejas a la formación morada, socio de Gobierno del PSOE y que negoció en su día la el Real Decreto-Ley 13/2018 en el que se recogía la modificación el régimen sancionador. Sin embargo, sólo han recibido un “acuse de recibo” de Podemos que les hace temer que el Ejecutivo incumpla su compromiso.

.