Italia sigue la estela de España y se apunta a la carrera de las fusiones bancarias

Intesa absorbe a UBI Banca. El Gobierno italiano estudia «colocar» cuanto antes el banco rescatado MPS al estilo de lo que puede lograr Bankia

El Banco Central Europeo (BCE) lleva días –si no semanas– lanzando globos sonda de claridad meriadana: el sistema bancario europeo debe apostar por las fusiones para su estabilización. Para el supervisor europeo es inevitable acometer un proceso de consolidación bancaria en Europa, máxime tras el impacto de la pandemia. Y dos de sus más entusiastas defensores han sido el vicepresidente de la institución, el español Luis de Guindos, así como del presidente del Consejo de Supervisión del banco central, el italiano Andrea Enria.

Casualmente han sido España e Italia los países que han abierto la veda de las grandes fusiones. Las negociaciones entre CaixaBank y Bankia para una fusión que daría origen al primer grupo bancario de España ha dado un renovado impulso al movimiento de consolidación del sector financiero europeo. Los transalpinos ya han culminado la primera gran operación, después de que culminase la compra de UBI Banca, el cuarto mayor banco de Italia, por Intesa Sanpaolo, la mayor entidad minorista del país transalpino, a falta de algunos flecos que no harán tambalear el acuerdo.

Esta fusión, iniciada justo antes de la irrupción de la gran crisis sanitaria, no se ha visto culminada hasta este verano, después de que Intesa recibiese finalmente el visto bueno del Banco Central Europeo a la operación.

Pero esto es solo el principio. Espoleado por la noticia de las conversaciones de los bancos españoles, el Estado italiano se ha planteado seriamente fusionar Monte dei Paschi di Siena (MPS), recapitalizada cautelarmente en 2017, con otra entidad italiana para fomentar «el nacimiento del tercer o cuarto banco nacional». Según ha reconocido la presidenta de la comisión parlamentaria de investigación sobre el sistema bancario y financiero de Italia, Carla Ruocco, en una entrevista con el diario económico «Il Sole 24 Ore» recogida por Efe, «Tenemos claro que podríamos llevar a cabo una operación similar en Italia», reconoció. «Podríamos fortalecer nuestro sistema bancario estimulando el nacimiento de un tercer o cuarto banco nacional. La situación de Bankia es muy similar a la de MPS en Italia», señaló.

El Estado italiano es actualmente el socio mayoritario del banco toscano con el 68% del capital, pero su intención es privatizarlo y salir del capital en 2021, según las condiciones que negoció en 2017 con las autoridades de competencia de la UE para salvarla de la quiebra. El plan que tiene el Gobierno es que MPS ceda créditos morosos por valor de 8.100 millones de euros a un «banco malo» que será gestionado por el administrador estatal de este tipo de préstamos AMCO, y vender la parte «sana» a otro inversor.

En cualquier caso, el BCE debe aprobar adquisiciones de participaciones cualificadas por el Estado en entidades de crédito cuando sean iguales o superiores al 10% de las acciones o derechos de voto de la entidad, o superen los demás umbrales pertinentes (20%, 30% o 50%). De este modo, la entidad que pretenda adquirir una participación cualificada deberá tener el visto bueno tanto del supervisor nacional como del BCE.