Los empresarios rechazan la propuesta del Gobierno para extender los ERTE: “No puede haber acuerdo”

La cúpula empresarial espera una contraoferta de última hora mientras los sindicatos apoyan las condiciones. El Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros una prórroga con o sin acuerdo

Los sindicatos han dado su conformidad a la prórroga de los ERTE hasta finales de enero tras una nueva sesión maratoniana de negociación entre los agentes sociales con el Gobierno. A estas horas, sin embargo, la cúpula empresarial rechaza la oferta realizada por el Gobierno y espera una oferta de última hora que pueda presentar a su comité ejecutivo en la reunión que celebrará el martes a las 8:30. “No puede haber acuerdo con esta propuesta”, han expresado fuentes empresariales a este diario.

La mejora de las exenciones en los ERTE por causa de rebrotes y su ampliación a todos los sectores, según informaron fuentes del Ministerio de Trabajo a La RAZÓN, resultan insuficientes para los empresarios, cuya cúpula ha trabajado todo el fin de semana junto a los líderes sindicales para tratar de desbloquear la situación. Todo queda pendiente de una mejora de última hora, aunque el “no” de la patronal está encima de la mesa. La negativa empresarial forzará al gobierno a “decretar” la prórroga, que afecta a 750.000 trabajadores aún incluidos en un ERTE por causa de fuerza mayor del Covid-19.

El Gobierno y los sindicatos esperan que el Comité Ejecutivo de la CEOE “recapacite” y al final dé una “respuesta positiva”, manifestaron fuentes ministeriales, que confirmaron que el preacuerdo irá “sí o sí” al Consejo de Ministros, ya que el Gobierno se queda sin tiempo a solo dos días de que venza la vigencia de la actual regulación y después de varias semanas de intensas negociaciones. Si finalmente se confirma el “no” de la patronal, el Consejo de Ministros –por la premura de los tiempos– decidirá aprobar unilateralmente por decreto la prórroga solo con el apoyo de la organizaciones sindicales, lo que enturbiará el diálogo social.

El secretario general de CC OO, Unai Sordo, ya había anticipado por la mañana que se mostraba proclive al acuerdo- mientras UGT -el sindicato que se había mostrado más crítico con las propuestas del Gobierno- mantuvo sus reticencias hasta dar su conformidad a la última oferta.

Los empresarios ya habían advertido antes de la reunión que, en ningún caso, apoyarían un texto que dejara fuera de las ayudas a muchas empresas y sectores. Este ha sido uno de los principales escollos ya que, según advierten desde la patronal, no pueden dar su visto bueno a la sectorización encubierta de las ayudas que pretende llevar a cabo el Ejecutivo, y que éstas finalmente no lleguen por igual a sectores tan castigados como la hostelería, el comercio o las empresas que dependen directamente del turismo. Al cierre de esta decisión y si no hay contraoferta de última hora, el comité ejecutivo de la CEOE se reunirá mañana para dar su no definitivo al acuerdo. “En este momento, no se cumplen las condiciones para poder dar nuestra aprobación. No podemos dejar atrás a nadie y el Gobierno tampoco debería hacerlo”, concluyeron las mismas fuentes empresariales.