El precio del ibérico de bellota arranca un 27% más barato

Tanto en el ovino como en el vacuno de sacrificio hay estabilidad

Los precios de los cerdos cebados, tanto de capa blanca como de tronco ibérico, llevan varios meses orientados a la baja. La semana pasada se mantuvo esta misma tendencia y predominaron los recortes en las cotizaciones. En el caso del porcino blanco, la oferta supera con creces a la demanda en estos momentos. Por otro lado, los casos de Peste Porcina Africana (PPA) en animales salvajes de Alemania han provocado que se cierren las exportaciones de este tipo de carne al país germano y ese exceso de producción está presionando sobre el resto del mercado comunitario, entre ellos el español, que venía, además, de cotizaciones muy elevadas.

En el caso del porcino ibérico, la semana pasada también se anotaron bajadas de precios tanto en Salamanca como en Extremadura. En la primera, los de cebo y cebo en campo oscilaron entre los 1,43 y 1,59 euros por kilo, con bajadas de entre 1 y 2 céntimos de euro por kilo, mientras que en la segunda se situaron entre los 17,19 y 18,63 euros por arroba para las mismas categorías, con descensos de 31 y 42 céntimos de euro.

En el sector del porcino ibérico hay una gran preocupación por los efectos del coronavirus y el cierre de la restauración en muchas zonas de España, ya que el canal horeca es una de las principales vías de comercialización para estos productos. Un ejemplo: en la Lonja del Valle de los Pedroches (Córdoba) se fijó la semana pasada la primera cotización de ibérico de bellota, cotizando el puro entre los 26 y los 29 euros por arroba y el ibérico denominación de origen bellota entre los 28,50 y los 31,50 euros por arroba. Estos precios son un 27,7% de media inferiores a los que marcaban el año pasado.

En el caso del ovino, los precios de los corderos con un peso superior a los 10 kilos mantuvieron la semana pasada la tónica de estabilidad que ha predominado durante el verano y el comienzo del otoño. En el sector del vacuno para sacrificio también predominó la estabilidad, con alguna excepción significativa como la de Binefar, donde se registraron incrementos de 2 céntimos de euro por kilo. Tanto en el Ministerio como en las principales comunidades autónomas productoras hay una gran preocupación por la evolución de este sector, que también se ve afectado por el cierre de la restauración.