Los embargos de vivienda habitual se disparan un 105%

Suman 1.804 en el tercer trimestre aunque, como advierte el INE, no todas acaban en desahucios

Varias personas participan en una concentración contra un desahucio en la calle Luna en Madrid
Varias personas participan en una concentración contra un desahucio en la calle Luna en MadridBallesterosEFE

Las dificultades para afrontar el pago mensual de la hipoteca son el pan nuestro de cada mes para miles de familias españolas. Muchas de ellas acaban de hecho perdiendo sus hogares al no poder liquidar sus cuotas. Con la crisis provocada por la pandemia, las dificultades se han multiplicado. Y aunque el Gobierno aprobó en marzo una moratoria de la deuda hipotecaria para la adquisición de la vivienda habitual hasta septiembre, el número de procesos que conducen a los desahucios es creciente. Según el INE, el número de ejecuciones hipotecarias sobre vivienda habitual alcanzó las 1.804 en el tercer trimestre del año, un 105,6% más que en el segundo trimestre y un 82,2% más que en el tercer trimestre del año pasado.

Una ejecución hipotecaria es un procedimiento ejecutivo mediante el que se embarga y se ordena la venta de un inmueble que estaba gravado con una hipoteca por incumplimiento del deudor con el pago del crédito. Es decir, se trata de la antesala de un desahucio. No obstante, como recuerda el INE, no todas las ejecuciones de hipoteca que se inician terminan con el lanzamiento -término técnico para un desahucio- de sus propietarios. Un procedimiento judicial, explica, puede dar lugar a varias certificaciones por ejecución de hipoteca. Ahora, además, el Ejecutivo se dispone a aprobar una nueva normativa para paralizar los desahucios a las familias vulnerables que no tengan alternativa habitacional mientras dure el estado de alarma.

Totales

En total, el número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas se situó en 4.756 en el tercer trimestre, cifra un 63,7% superior a la del trimestre anterior, pero un 17,2% por debajo de la del mismo periodo de 2019, según la estadística. De todas las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas del tercer trimestre, 2.305 se produjeron sobre viviendas de personas físicas, el doble que en el trimestre anterior y un 70,7% más que en igual trimestre de 2019. El 82,1% de las ejecuciones hipotecarias del tercer trimestre fue sobre vivienda usada (3.907, un 10,3% menos que en el mismo periodo del año anterior) y el 17,9% restante, sobre nueva (849, con un descenso del 38,7%).

Aunque la moratoria hipotecaria ha dado un respiro a miles de familias, que han podido con ello aplazar al pago de cuotas durante varios meses y no verse así abocados a correr el riesgo de perder sus hogares, la banca teme lo que ocurrirá el día después de que estas prórrogas expiren. El sector confía en que la vacuna contra la Covid-19 sea efectiva, permita recobrar la actividad y así proporcione a estas familias los recursos para el pago de sus hipotecas.