Actualidad

La hostelería estalla contra Maroto, que sigue sin detallar el plan para salvarlos: “Es una tomadura de pelo”

Sigue prometiendo que se aprobará este mes, pero no hay ninguna medida confirmada 53 días después de su anuncio. Al sector “solo le queda el cabreo y el cierre”

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Fue un 28 de octubre. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se comprometió “cuanto antes” a aprobar un plan de choque para salvar la agonizante situación de la hostelería, el ocio y el comercio. 53 días después todo “ha empeorado” -aseguran los hosteleros- para un sector al que se le acaba el tiempo. Hoy, ante la Comisión de su departamento en el Congreso, la ministra ha reiterado su promesa y ha defendido que “la acción del Gobierno vendrá determinada por la evolución de la pandemia” y que por ello adoptarán “todas las medidas de apoyo y estímulos que sean necesarias para evitar un deterioro estructural del tejido productivo que ponga en riesgo la recuperación”. Pero nada concreto todavía sobre cuándo, cómo y cuáles serán esas medidas de apoyo. Sólo ha apuntado que será “este mes”, algo que suena “a más de lo mismo”, critican las patronales de la hostelería.

Según ha defendido la titular de Turismo, el Gobierno ya ha puesto en marcha medidas económicas y sociales para proteger a al sector, entre ellas ha destacado la flexibilización de los ERTE, de los avales de los créditos ICO o la prestación extraordinaria por cese de actividad para autónomos, “que han movilizado hasta el momento más de 25.000 millones de euros en ayudas públicas para proteger el sector turístico”, defendió. A esta cantidad se suma un plan de impulso y de protocolos sanitarios que ha dicho estado dotado con 4.200 millones -los hosteleros aseguran que no saben a qué plan de impulso se refiere, ya que se ha limitado a los 3.300 millones de créditos ICO que “lo único que han hecho es endeudarnos, porque eso hay que devolverlo y ya nos nos sirve”, se quejan-. Demasiado poco y ninguna ayuda directa como reclaman.

“Esto es una tomadura de pelo más. Mientras se sigue sin tomar decisiones ni medidas de apoyo, los hosteleros siguen cerrando porque ya no pueden aguantar más. Ahora mismo todo el sector ha perdido ya el 50% de su cifra de negocio y a partir de ahora se van a disparar los concursos de acreedores, porque no se va a poder mantener el empleo como quiere la ministra de Trabajo, es imposible”, se lamentaba José Luis Yzuel, presidente de la patronal Hostelería de España, tras las “decepcionantes” palabras de la ministra, “que no sabemos a qué está esperando. Nuestra mesa siempre está abierta, pero nadie nos dice absolutamente nada. Es una vergüenza, solo nos queda ya el cabreo y el cierre”.

Pero la ministra se mantiene en sus trece y volvió a sacar pecho ante los diputados sobre los efectos de los planes de choque puestos en marca por el Ejecutivo, que hasta ahora suponen el 5% del PIB de este año -un 15% contando avales públicos y créditos extraordinarios, según ha detallado- y que sin ellos “el PIB se habría desplomado un 25%, con la pérdida de tres millones de empleos y el 36% de las sociedades españolas habrían dejado de atender sus obligaciones de pago”.

Además de los hosteleros, Maroto ha recibido duros reproches de las distintas fuerzas políticas, que le han afeado la falta de medidas o insuficiencia de las mismas para el turismo o la hostelería. El PP le ha afeado su rechazo a rebajar el IVA al turismo y el retraso en las pruebas de Covid en los aeropuertos, mientras que ERC señalaba el “pasmo” que causaba su “falta de sensibilidad y compromiso” con la hostelería. Por su parte, Mari Carmen Martínez, de Cs, ha reclamado ayudas directas ante la caída de la actividad en la temporada invernal y el temor a una caída en Semana Santa.