BBVA cede a la presión y reduce en 863 el número inicial de despedidos del ERE

Los sindicatos estudian la última propuesta, que rebaja casi un 23% la cifra inicial, hasta 2.935 empleados

Un hombre abandona la sucursal del BBVA
Un hombre abandona la sucursal del BBVAAna f. BarredoEFE

Dirección y sindicatos ultiman las negociaciones para una salida negociada al ERE de BBVA. El seguimiento mayoritario que la convocatoria de huelga tuvo entre la plantilla parece haber convencido a la dirección del banco para rebajar sus expectativas en el número de despidos y mejorar algunas de las condiciones solicitadas por los representantes sindicales.

Esta mañana ha hecho llegar su intención de reducir la cifra de despidos en 863 personas sobre su propuesta inicial -370 más que en su última proposición-, lo que significa rebajar las salidas un 22,72 % y dejar la cifra provisional en 2.935 trabajadores, 2.177 trabajadores en la red de sucursales y 758 en los servicios centrales, corporativos y en las estructuras intermedias.

Para CC OO, este recorte se produce “claramente” debido al “éxito de la huelga masiva” de trabajadores de la entidad, que tuvo lugar ayer “en toda España”, aunque considera “positivo” que la cifra de salidas se haya reducido, hasta mañana no dará una contestación para determinar si les parece “suficiente”.

Además, la entidad sindical está a la espera de que les contesten sobre las propuestas que ha hecho llegar a la dirección del banco, entre ellas que los trabajadores que deban trasladarse a otra oficina sin necesidad de cambiar su lugar de residencia reciban dietas en función de la distancia de entre 2.000 y 5.000 euros, o que los que cambien su lugar de residencia, por estar su nuevo destino a más de 100 kilómetros del actual, cobren una indemnización por traslado de 6.000 euros en un pago único, así como una ayuda para vivienda de 800 euros durante ocho años. También reclaman la firma de una cláusula de garantía de tres años sin ERE, salvo que se produzca alguna operación de fusión con otra entidad.

Las negociaciones sobre el despido colectivo entran en su fase final. Apenas quedan tres días para que finalice el periodo formal que establece el Estatuto de los Trabajadores para cerrar un acuerdo negociado, situación que ninguna de las dos partes quiere agotar, ante lo que podría pasar tras una decisión unilateral de la entidad.