Hogares sin ingresos, los grandes olvidados

¿Qué se está haciendo por las personas sin techo o por esos 600.000 hogares que teniendo techo no tienen ningún ingreso? Pues muy poco o nada. Urge un Plan Estatal de Trabajo y Actividad para todas las personas desempleadas

Colas del hambre junto a la parroquia de San Amaro (Madrid) para recibir alimentos de la Fundación Madrina
Colas del hambre junto a la parroquia de San Amaro (Madrid) para recibir alimentos de la Fundación MadrinaCristina BejaranoLa Razón

Un estado verdaderamente democrático no se olvidaría de sus minorías, no se olvidaría de los que peor están. El Ingreso Mínimo Vital sería una buena medida si se hace bien y no dejase fuera a muchas personas y unidades de convivencia que realmente lo necesitan. ¿Qué se está haciendo por las personas sin techo o por esos 600.000 hogares que teniendo techo no tienen ningún ingreso? Pues muy poco o nada.

Estamos cansados de solicitar un Plan Estatal de Empleo y Actividad para esas personas y esos hogares... pero nada. La callada por respuesta. Se ponen en marcha planes de empleo para jóvenes, para cuidados de menores, pero no se hace nada para esos hogares que no tienen ni un céntimo. Menos mal que tenemos la mejor ministra de trabajo de la historia (sin ironía).

¿A qué se puede deber que se ignore el grave problema económico que sufren esos hogares? ¿Puede ser que a los políticos no les importen esos hogares porque 600.000 no es una cifra muy alta de posibles votantes? (Muchas de esas personas sin ingresos o sin techo ni siquiera votan).

¿Puede ser que los políticos y gobernantes observen que se trata de un colectivo minoritario que no tiene ni siquiera el apoyo de los medios de comunicación? (Pocas noticias se verán sobre la situación de esas personas y hogares).

También nos encontramos con el egoísmo y la falta de solidaridad y empatía de una parte del resto de trabajadores: Cada uno va “a lo suyo”, a que mejore sus condiciones laborales y le preocupa poco lo que le suceda al resto.

Aquí los sindicatos deben de jugar un papel fundamental y presionar en la Mesa del Diálogo Social para que se haga un Plan de Choque para esos 600.000 hogares sin ingresos e incluso un Plan Estatal de Trabajo y Actividad para todas las personas desempleadas.

También habrá políticos (y otras personas) que dirán que esos 600.000 hogares sin ingresos “de alguna manera subsistirán”. Y es cierto que seguro que un porcentaje más o menos importante se dedicarán a la economía sumergida o incluso a la delincuencia. Pero no son todos. No pueden pagar “justos por pescadores”. Que se haga ese Plan Estatal de Empleo y Actividad para esos hogares y veremos cuántos se inscriben.

Estoy convencido que además de dar trabajo o actividad a personas y familias sin ingresos, servirá para reducir la economía sumergida ¿O tampoco interesa reducir la economía sumergida? Los buenos gobernantes deben empezar por ayudar a los que peor están, a los que más lo necesitan, aunque no les dé votos.