Cisma en los medios por el agregador de noticias Google News Showcase: «Va a ser muy difícil sobrevivir fuera de esta plataforma»

Opacidad del algoritmo y de los pagos por contenidos, riesgo de quedar excluido y pérdida de identidad, son algunos de sus principales riesgos

El logo de Google en un edificio
El logo de Google en un edificioCharles PlatiauREUTERS

Desde su posición de dominio casi absoluto con más del 90% de la cuota de mercado de los buscadores de internet, Google ha puesto en práctica la clásica estrategia de «divide y vencerás» para generar un cisma en el sector de los medios de comunicación e implantar lo que algunos definen como el «supramedio» Google News Showcase.

Este agregador de noticias para móvil se basa en un esquema de paneles de navegación horizontal en los que los medios que lleguen a acuerdos con el gigante tecnológico podrán mostrar una selección de sus contenidos y a cambio Google pagará a estos editores una tarifas por el uso de sus publicaciones. Sobre el papel, esta propuesta supone un paso adelante, pues una de las grandes empresas tecnológicas del mundo admite, por fin, que debe pagar a los editores por sus contenidos. Sin embargo, en la práctica, genera más problemas que ventajas. Opacidad del algoritmo, falta de transparencia en la negociación de las tarifas, riesgo de quedar excluido del nuevo agregador y desaparecer, incumplimiento de los acuerdos y pérdida de la identidad de las cabeceras son algunos de estos peligros.

«Agobiados por la crisis, que ha agravado la pandemia de la Covid-19, los editores buscan desesperadamente nuevos ingresos y Google News Showcase es un caramelo demasiado apetitoso como para despreciarlo», explica Nemesio Rodríguez, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y vocal de la junta directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

Google ha firmado contratos con más de 200 medios de todo el mundo para su acceso al servicio de News Showcase.

Lo primero que debe quedar claro es que Google no va a comenzar a pagar a los medios por pura generosidad, señala Rodríguez: «Obtiene a cambio cesión de derechos de autor, datos de los usuarios y capta aliados ante el crecimiento de las disposiciones regulatorias estatales de las actividades de las plataformas». «Dicho esto, los problemas ya los ha creado no solo en España, sino en todo el mundo. En España, ha logrado dividir a los editores y a los medios a la hora de enfocar las negociaciones sobre Google News Showcase», advierte el presidente de la FAPE.

Hasta el momento, había dos posturas bien definidas: la Asociación de Medios de Información (AMI), con Vocento y Unidad Editorial a la cabeza, defendía la negociación colectiva obligatoria a través de la entidad de gestión de derechos reprográficos CEDRO, mientras que Club Abierto de Editores (CLABE) optaba por la negociación individual. No obstante, «Google logró quebrar la unidad en el seno de la AMI. Varios medios regionales, entre ellos el aragonés Henneo y el andaluz Jolly, se desmarcaron de la línea oficial de la AMI y reclamaron negociar individualmente con Google sin ataduras», detalla Nemesio Rodríguez.

El problema en España es que los acuerdos están supeditados a la eliminación del llamado canon AEDE (anterior nombre de la AMI), por el que las plataformas tienen que pagar por el uso de contenidos, y al que Google reaccionó retirando de España su servicio Google News, tras la entrada en vigor del canon en enero de 2015.

La derogación del mencionado canon está ligada a la transposición de la directiva de copyright de la Unión Europea sobre los derechos de autor, que establece el pago por las plataformas por el uso de contenidos de los medios a editores y autores. Esta es la principal protección que tienen actualmente los medios contra los abusos de posición de Google, aunque en el caso de España y del resto de países europeos, aún se encuentra en proceso de implantación.

Google anunció en octubre de 2020 que destinaría más de 1.000 millones de dólares (821,7 millones de euros) en los próximos tres años en el programa Google News Showcase.

Francia es el país en el que más tiempo lleva funcionando la directiva (dos años) y en el que mayor conflictividad ha surgido por el modelo usado. De hecho, este pasado martes, la Autoridad de la Competencia de Francia impuso una multa de 500 millones de euros a Google por incumplir sistemáticamente la obligación de negociar de buena fe los derechos de autor con los medios franceses y sin aprovecharse de su posición dominante. «Google quiere negociar individualmente con los medios, pero en unos términos opacos que chocan abiertamente con la transparencia que exige la directiva europea y, en el caso francés, la Autoridad de la Competencia», advierte el presidente de la FAPE. En España, CEDRO también ha demandado a Google ante Competencia, exigiéndole 1,1 millones de euros por el presunto impago de derechos de autor derivados de la agregación de fragmentos de noticias en Google Discover.

Los riesgos de este modelo de negociación individual son evidentes, avisan desde la FAPE y CEDRO. Uno de los principales es que los consumidores de contenidos acaben identificando a News Showcase como el medio de referencia, las cabeceras pierdan su identidad y queden relegadas a un segundo plano como simples proveedores de información. Esta situación se puede ver agravada por la estrategia de Google «Zero-Clicks», que consiste en que cada vez las búsqueda contengan más información con el objetivo de que ese encuadre sea suficiente para no salirse del entorno Google, explican desde CEDRO. Es decir, si al lector le basta con la información que encuentra en el agregador, las visitas no se redirigirán al medio, los usuarios no pasarán por la “home” de las webs, ni las secciones y perderán dinero en publicidad.

Además, debido a la opacidad que rodea a los algoritmos, existe el riesgo de que Google priorice a los asociados de News Showcase en detrimento de los que no sean beneficiarios. En este sentido, los medios que no llegasen a acuerdos con el gigante tecnológico podrían quedar excluidos del agregador. «Si te quedas fuera de la plataforma, vas a estar fuera del mercado. Va a ser muy difícil sobrevivir fuera de Google News Showcase», advierten fuentes de CEDRO.

Por otro lado, las negociaciones individuales y totalmente confidenciales pueden dar lugar a retribuciones poco equitativas y «si no se conoce la cuantía que percibirá un medio, difícilmente los autores, en nuestro caso los periodistas, sabrán qué parte apropiada les corresponde», argumenta Nemesio Rodríguez.

Estos son los principales motivos para que más de 30 asociaciones de autores y gestoras de derechos, entre ellas la FAPE, se hayan unido en la plataforma «Seguir creando en digital» para que la incorporación de la directiva europea en España «incluya la gestión colectiva obligatoria y la irrenunciabilidad de los derechos de autor que ya reconoce nuestra Ley de Propiedad Intelectual, y la fijación de una tarifa legal por la utilización de estos derechos de autor y el porcentaje que corresponde a los autores y a los editores», explica Rodríguez.

Para lograrlo, el papel del Gobierno es fundamental. «El Ejecutivo tiene que dar unas condiciones de seguridad en el desarrollo de la actividad de la prensa como valor fundamental de la democracia sin caer en manos de ninguna empresa privada y definiendo reglas de juego que sean transparentes y equitativas», defiende CEDRO. «Todo queda pendiente ahora de la decisión que adopte el nuevo ministro de Cultura, Miquel Iceta, al que su predecesor, José Manuel Rodríguez Uribes, le ha dejado en el despacho una patata bien caliente», sentencia el presidente de FAPE y vocal de la junta directiva de APM.

Negociaciones en otros países, por la FAPE

Francia

En Francia, acaban de unirse varias organizaciones francesas de medios de información especializada, de información en línea y de revistas, además de productores de música, para crear un organismo de gestión colectiva y no discriminatoria de los derechos conexos que beneficie a todos los medios de una manera transparente y con seguridad jurídica.

Alemania

Google ya ha firmado acuerdos con varios grupos editoriales. Ha establecido la gestión colectiva obligatoria e irrenunciable para los autores, que percibirían un tercio de los ingresos de los editores salvo pacto colectivo en contrario, mientras que los editores pueden optar por la colectiva o la individual.

Dinamarca

En Dinamarca, una treintena de los principales medios se unieron para negociar colectivamente sus derechos de autor con los gigantes digitales a fin de que paguen una parte justa por los contenidos de información creados por los medios daneses que utilizan y de los que sacan provecho.

Italia

Entre los acuerdos, destacan los firmados en Italia con RCSMedia, matriz de Unidad Editorial, para que sus medios, incluidos los españoles, puedan subir sus contenidos a Google Showcase. “Poco tiempo después de esta firma, fue destituido como consejero delegado de Unidad Editorial Antonio Fernández Galiano, firme defensor de la negociación colectiva desde su cargo, ya abandonado, de presidente de la AMI”, señala Nemesio Rodríguez, presidente de la FAPE y vocal de la junta directiva de la APM.

Australia

Google también llegó a un acuerdo con el grupo editorial News Corporation, de Rupert Murdoch, sin duda el editor que más ha peleado por el derecho a que las grandes plataformas paguen por el uso de los contenidos de los medios.