Los perfiles digitales ganan peso en el sistema financiero
Los perfiles digitales ganan peso en el sistema financiero FOTO: Sandra Poveda Sandra Poveda

Las matemáticas asaltan la banca

El 20% de los puestos demandados actualmente por el sector financiero corresponde a perfiles tecnológicos

Vanesa Jiménez nunca pensó cuando cursaba la carrera de Matemáticas que acabaría trabajando en un banco. Lo que sí reconoce la directora de Transformación Analítica de SABIS, la filial tecnológica de Banco Sabadell, es que estudiar una carrera técnica le ha provisto de unas herramientas y una forma de pensar que se pueden aplicar a cualquier industria o sector. Toda la trayectoria profesional de Jiménez ha girado en torno al dato, un parámetro que, a día de hoy, se ha convertido en una forma de crear valor para el sector financiero. «Trabajamos para que las decisiones se basen en algo cuantitativo», explica esta profesional, uno de los miles de trabajadores con perfil STEM (Science, Technology, Enginering and Mathematics) que se han ido incorporando al sector financiero en los últimos años. Se trata de una tendencia imparable, que se intensificará en el futuro, y que marca una nueva hoja de ruta en los departamentos de Recursos Humanos y de gestión de talento de la banca.

Uno de los principales retos a los que se enfrenta el sector de las finanzas es, sin duda, la transformación digital, acelerada tras la pandemia provocada por la COVID-19. Los bancos tienen que estar preparados para atender de forma eficiente los nuevos canales de demanda. Y es que ya no son los únicos agentes que prestan servicios financieros. Las fintech y BigTech les están mostrando un nuevo camino de cómo hacer las cosas, algo que requerirá de nuevas habilidades y capacidades. De acuerdo con un reciente análisis elaborado por Von Rundstedt and Arbeitgeber Banken, el 20% de los puestos que actualmente demanda la banca están ligados precisamente a las nuevas tecnologías de la información, como el análisis de datos o la gestión de riesgos a partir de los mismos. Aunque todavía los empleos relacionados con el cliente son los más solicitados, si se suman las actividades vinculadas a este ámbito, que el sector tradicionalmente ha externalizado, el tecnológico ya sería el perfil más buscado, tal y como revela el informe elaborado por Funcas «The future of Banking Jobs».

Ingenieros banqueros

Tradicionalmente, se ha dicho que los ingenieros suelen ser los mejores banqueros. Ángel Corcóstegui, el que fuera consejero delegado de Banco Santander, o el expresidente del Banco Central Hispano, Claudio Boada, eran ingeniero de Caminos e Industrial, respectivamente. No obstante, eran unas «raras avis» en el mundo financiero, en el que abundaban economistas y abogados. Sin embargo, lo que hace años era una excepción, hoy en día, se ha convertido en habitual.

En Banco Sabadell, por ejemplo, el 55% de las nuevas incorporaciones son profesionales STEM. Josep Armengou, director de Selección de la entidad, considera que los bancos, de alguna manera, se están convirtiendo en compañías de software e información, y para adaptarse a esta nueva realidad los conocimientos y competencias de los perfiles STEM son clave. «El uso intensivo de la tecnología de la información se ha generalizado en todos los ámbitos, lo que supone una oportunidad tanto para satisfacer a los clientes como para ganar eficiencia y productividad mediante la automatización de los procesos. En nuestro caso, posibilita consolidar un modelo de banca digital que hace efectivo el concepto de omnicanalidad, donde no se trata ya de operar a partir de diferentes canales para distribuir los productos, sino de poner en el centro al cliente y que éste decida de forma flexible cuándo, desde dónde y a través de qué canales quiere interactuar con Banco Sabadell. El lema que refleja y cataliza esta realidad es “Estar dónde estés”», expone.

Para Santiago Carbó, director del Observatorio de Digitalización Financiera de Funcas, estamos asistiendo a un cambio de perfil en la captación de talento por parte de las entidades financieras. «Los bancos siempre han sido importantes centros de operaciones tecnológicas, por lo que en sus plantillas siempre ha habido matemáticos o informáticos. Lo que sucede ahora es que tienen que reforzar aspectos con los que antes no contaban, como la Inteligencia Artificial, para hacer su operativa mucho más sencilla, como las fintech. De esta manera, se están volcando en el servicio directo, ya sea creando app o gestionando datos», señala Carbó.

Empleo banca
Empleo banca FOTO: Antonio Cruz

Andrea Falcón estudió Grado en Matemáticas en la Universidad de Santiago de Compostela. También Máster en Gestión Empresarial por la Escuela de Organización Industrial, es, hoy, uno de los 11.000 profesionales con perfiles STEM que trabajan en el Grupo BBVA, lo que representa aproximadamente el 10% de su plantilla total. En España, cuentan con cerca de 260 científicos de datos; mientras que unos 1.500 empleados trabajan en el área de Ingeniería, siendo la mayoría desarrolladores con labores dedicadas al desarrollo de software y al mantenimiento de aplicaciones.

Ophélie Richard, responsable global de Adquisición de Talento de BBVA, atribuye este fenómeno a la transformación que está experimentando la industria financiera. «La búsqueda de perfiles diferentes a los habitualmente tradicionales (financieros, economistas, administradores) se ha incrementado de manera muy relevante en los últimos años, compitiendo ahora por talento con empresas de todo tipo, especialmente con las compañías tecnológicas. En BBVA, hemos sido pioneros en la transformación de la industria financiera y esto nos ha llevado a esforzarnos en la captación y el desarrollo del talento que necesitamos para un negocio cada vez más digital. Llevamos años trabajando en atraer perfiles ligados a la tecnología. Esto incluye científicos de datos, ingenieros de software o especialistas en ciberseguridad», asegura Richard.

Interés por estudiar

Los profesionales también se han dado cuenta de la alta empleabilidad que el sector financiero les ofrece y, cada vez más, se interesan por completar su formación con másteres y postsgrados especializados en finanzas. Juan Abellán, director del Máster de Mercados y profesor del Máster de Finanzas digitales de IEB, constata este interés. «Antes el ingeniero era el raro de la clase. Actualmente, es algo completamente normal». En este momento, hasta el 15% de los alumnos que asisten a las clases impartidas por Abellán son matemáticos, físicos, ingenieros, arquitectos e, incluso, bioquímicos. «La forma de pensar de estos profesionales es más analítica que la de un economista o un abogado, lo que les hacen tener unas buenas aptitudes para el mundo de la banca, no solamente desde el punto de vista tecnológico, sino también desde una perspectiva comercial». Y es que el marketing o la gestión de los clientes también ha cambiado, por lo que los bancos necesitan cada vez más empleados que se adapten a las nuevas demandas de la sociedad.

«La tendencia a cerrar sucursales físicas está potenciando otros canales, fundamentalmente el online, por lo que se demandan perfiles digitales que se adapten a clientes y servicios que también lo son», apostilla Abellán.

Lo que más me gusta

Coty de Monteverde es la directora del Centro de Excelencia de Crypto & Blockchain de Grupo Santander. Ingeniería Superior de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, realizó su último curso y el proyecto de fin de carrera en la Universidad de Stuttgart.

Al terminar sus estudios, comenzó su andadura profesional manteniéndome en el sector de las telecomunicaciones, en concreto en consultoría estratégica, ya que quería completar su conocimiento técnico con la visión de negocio. Comenzó entonces a colaborar en iniciativas que tenían un componente más financiero, y se dio cuenta de que era un área que necesitaba reforzar. Este fue el motivo principal que la llevó, posteriormente, a trabajar en el banco. Asegura que, tras 13 años, está muy satisfecha, ya que ha podido ver el negocio desde muchas perspectivas, participando en iniciativas innovadoras con diversas áreas y geografías y viviendo la transformación digital en primera línea. «Se me ha brindado la oportunidad de dedicarme a lo que más me gusta que es la innovación tecnológica, en concreto a la aplicación de tecnologías emergentes al negocio financiero (como es blockchain), lo que me ha permitido ser partícipe de algunos de los proyectos más disruptivos de la industria financiera», destaca.

En el Centro Corporativo de Banco Santander, aproximadamente, uno de cada tres empleados que se han contratado este año son perfiles de los denominados digitales, habiéndose incorporado en todas las divisiones, si bien principalmente las áreas de destino han sido las de Tecnología y Operaciones, teniendo que ver su actividad fundamentalmente con cloud computing o data analytics.

Desde la entidad, consideran que dar servicio a un cliente cada vez más tecnológico requiere fichar perfiles técnicos, pero también están fomentado la formación de sus empleados para que se puedan adaptar al reto digital. El «upskilling» y el «reskilling» son dos estrategias que la entidad financiera ha puesto en marcha para adecuar y reciclar perfiles profesionales, reforzando sus competencias digitales para que se adapten mejor a las necesidades del mercado y del grupo. Mientras que la primera busca enseñar al trabajador nuevas competencias, la segunda, también conocida como reciclaje profesional, persigue adaptar a los empleados a nuevos puestos en la empresa. En este sentido, Santander está evolucionando en la oferta de su programa de becas para ofrecer nuevas oportunidades y aumentar la capacitación profesional de sus equipos.

ADN digital

Bankinter creó en 2016 su división de Banca Digital para dar respuesta a la velocidad del cambio tecnológicos. Hoy, cinco años más tarde, lleva en su ADN la apuesta por la innovación y por la digitalización. Es por ello que los equipos multidisciplinares (con perfiles tecnológico y analíticos) son imprescindibles en una actividad tan competitiva como la de la banca. Ingenierías informáticas, telecomunicaciones, analytics, big data, ciberseguridad o matemáticas son las carreras más demandadas en la actualidad por Bankinter.

En los últimos tres años (2018, 2019 y 2020), el banco ha contratado a 150 personas con perfiles académicos o experiencia laboral STEM, de un total de 769 contrataciones, y este año continúan incorporando ese tipo de profesionales. «La cifra es importante especialmente por el tamaño de nuestra plantilla que, en España, asciende a unos 5.300 empleados» subrayan desde el banco que lidera María Dolores Dancausa.

Caixabank también quiere fortalecer sus áreas tecnológicas. Para ello, anunció la pasada semana que potenciará su filial Caixabank Tech, de la que la ingeniera de Telecomunicaciones Rosa Martínez es Artificial Intelligence Manager. La idea es integrar la mayor parte de los equipos especializados en tecnología y sistemas del grupo a la misma. Asimismo, prevé reorganizar la filial para facilitar la atracción y retención de talento.

Con esta primera fase de transformación interna, Caixabank alcanzará los 800 empleados y, a medio plazo, iniciará la incorporación de nuevos profesionales, principalmente, jóvenes con formación en campos científicos, de manera que su número ascienda al millar.

CaixaBank ya cuenta con numerosos perfiles de alta especialización en diversas tecnologías y roles, tanto en el banco como en empresas del grupo, donde hay cabida a un gran abanico de conocimientos STEM. En total, en el grupo trabajan alrededor de 2.000 personas con esta formación académica.

La entidad impulsará también que sus expertos tecnológicos participen en eventos de innovación como hackathons, retos online, webinars, mentorships.... El objetivo es compartir conocimiento interno con el entorno como vía de impulsar la innovación y de atraer talento.

Recientemente, Kutxabank ha fichado a 56 nuevos profesionales, cuyos perfiles se adaptan a las demandas de esta nueva banca. A través de este último proceso de selección, Kutxabank ha querido cubrir puestos de personal cualificado, de ahí que una parte de los jóvenes incorporados cuenten con formación en matemáticas e ingeniería. Además, un porcentaje muy elevado de las adhesiones, siete de cada diez, son mujeres.

De esta manera, la digitalización, ciberseguridad, análisis y calidad del dato, implantación de modelos de cálculo de provisiones y requerimientos de capital, se están uniendo a otras áreas del ámbito estrictamente financiero, como el análisis de mercado, estrategias de inversión.

Medición de riesgos

En este contexto, en Unicaja Banco, destaca también la incorporación de perfiles profesionales relacionados con el big data, como analistas, científicos y arquitectos de datos, para reunir, seleccionar e interpretar grandes cantidades de información, de manera que la entidad pueda tenerla en cuenta en sus decisiones y estrategias. Asimismo, es básico el análisis y la medición del riesgo de crédito, por lo que resulta esencial utilizar los modelos adecuados. Así, estos perfiles están asignados principalmente a las áreas de Informática y Tecnología, de Riesgo de Crédito, Transformación Digital, Marketing y Redes Sociales. «Las funciones fundamentales de estos profesionales son la de implementar la estrategia tecnológica del banco; desarrollo de proyectos que nos permitan adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes para poder darles el mejor servicio; predecir determinadas situaciones y comportamientos, anticipando respuestas ante necesidades de los usuarios, o la definición de nuevas arquitecturas que permitan mejorar y optimizar las principales vías de entrada de clientes (web, app, móvil), proporcionando un mayor rendimiento. También implementan la infraestructura tecnológica necesaria para dar soporte a las necesidades actuales y futuras del banco, y mantienen un entorno tecnológico que protege los intereses de banco y clientes», indican fuentes de Unicaja Banco.

Así, en un contexto cada vez más competitivo, en el que el sector tiene la necesidad de mejorar su rentabilidad y eficiencia, las matemáticas y las ciencias, definitivamente, han asaltado el sistema financiero, dibujando un nuevo horizonte y otra manera de hacer las cosas.