Las personas, en el eje del modelo de trabajo híbrido de Cellnex

Con su proyecto Smart Working, la compañía busca conjugar productividad y conciliación laboral

Cellnex acaba de estrenar en Barcelona nuevas oficinas más colaborativas
Cellnex acaba de estrenar en Barcelona nuevas oficinas más colaborativas FOTO: Cellnex

Un año y medio después de que la pandemia y las restricciones impusieran abruptamente una nueva forma de trabajo basada en la conectividad remota, el debate sobre la vuelta de los empleados a las oficinas no está, ni mucho menos, cerrado. Entre los presentistas más acérrimos y los que han aprovechado la experiencia para reducir o cerrar sus espacios de oficinas y abaratar costes, está la tendencia de establecer modelos híbridos sacando provecho de las enseñanzas que nos ha brindado la «oficina en casa». En este camino, y con la seguridad como máxima exponente, se enmarca el proyecto Smart Working que Cellnex está empezando a instaurar en sus oficinas y que busca transformar el entorno laboral sobre tres ejes: empoderamiento, eficiencia y colaboración.

Diversos estudios recogen que la productividad ha mejorado durante la pandemia pero, independientemente de los resultados, algunos trabajadores hablan de la dificultad de desconectar o de una sensación más o menos justificada de tener que probar su dedicación, mientras que algunos directivos echan de menos la falta de control sobre los empleados. Lo que ha quedado demostrado es que la confianza y la entrega de las personas han sido y serán ejes fundamentales en unos hábitos laborales que, probablemente, no volverán a ser como antes.

«La experiencia de la empresa y de los empleados en este periodo han sido fundamental en el diseño de un plan que se basa en la confianza, en creer y escuchar a aquellos que, al final del día, son quienes definen nuestro proyecto. Nosotros ya trabajábamos en un cambio a un modelo más flexible antes de la pandemia, y fue 2020 un año excepcional en resultados, en un contexto de confinamiento forzado que nos ha permitido sacar conclusiones muy valiosas», explica Anna Bufí, directora de personas y organización de Cellnex España.

La responsable del talento hace hincapié en la necesidad de fomentar los valores que, en el caso de Cellnex, tanta efectividad han mostrado durante el confinamiento y que han obligado a analizar a los empleados desde otra óptica. «El compromiso incide directamente en la productividad y ese compromiso tiene que ver con la forma de medir el rendimiento, potenciar el desarrollo, facilitar la conciliación, mejorar los procesos…», explica Anna Bufí.

Ganar agilidad es otro de los grandes objetivos del proyecto Smart Working, mediante el uso de las herramientas de digitalización que han permitido acelerar procesos o liberar a las personas para realizar trabajos de más valor añadido. «Vamos a promover una cultura basada en la eficacia, la gestión del tiempo y la desconexión digital. Buscamos, en definitiva, más impacto con menos esfuerzo», sostiene Bufí.

«Crecer juntos»

La colaboración es el tercer pilar sobre el que descansan los nuevos principios de una empresa cuyo lema es «Growing Together», y que busca valorar los logros de equipo por encima de los individuales. «Hemos potenciado el uso de herramientas o plataformas online grupales como Miro, learning coffees, design thinking... y hemos diseñado herramientas para favorecer la transversalidad y conocer la opinión de los empleados para actuar con agilidad en función de las experiencias». Este concepto de «experiencia de usuario», aplicado al entorno laboral, está muy presente también en las nuevas oficinas que el grupo acaba de estrenar en Barcelona y que van a apoyar decisivamente el nuevo modelo. El nuevo edificio elimina jerarquías y promueve la colaboración, la innovación y la iniciativa con espacios abiertos, colaborativos y preparados para el trabajo híbrido.

Con Smart Working, Cellnex ambiciona mejorar también las proyecciones profesionales, la calidad de vida e incluso el bienestar de quienes integran el grupo, favoreciendo la atracción y retención de talento. «El bienestar físico, emocional, psicológico y social y su evaluación constante están en la génesis de esta forma de trabajar Smart que creemos que va a sacar lo mejor de cada uno y que influirá en el incremento del compromiso y sentimiento de pertenencia», explica la responsable de talento de esta compañía.

La comunicación va a ser vital en todo este proceso, que busca que empleados y empresa compartan propósito, visión y valores. Además, Cellnex ha propuesto a su personal una serie de «Retos Smart Working» para aumentar la sensibilización y competencias sobre confianza, eficiencia y colaboración. En un entorno de enorme competencia por el talento STEM, la empresa aspira a seguir mejorando su reputación para convertirse en objeto de deseo de las nuevas promesas.