El goteo de gasolineras que cierran por la ayuda sigue y ya superan las 200

Algunas no la han recibido y otras tienen dudas sobre su gestión. La principal patronal del sector denuncia el decreto que regula la bonificación de 20 céntimos en los tribunales por estar, a su juicio, mal diseñado y aplicado

Varios coches hacen cola en una gasolinera en Getafe (Madrid)
Varios coches hacen cola en una gasolinera en Getafe (Madrid) FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Aunque el dinero del Ministerio de Hacienda para sufragar la bonificación de 20 céntimos por litro a los carburantes ha empezado a llegar a las estaciones de servicio, los problemas del sector no han desaparecido. La Agencia Tributaria preveía que las órdenes de pago de estos anticipos alcanzaran a lo largo del día de ayer las 3.600 por un importe de 220 millones de euros. Sin embargo, el sector sigue sumido en un sinfín de dudas respecto a cómo aplicar los descuentos y las implicaciones fiscales que ello conlleva. Una situación, junto al hecho de que hay gasolineras que no están pudiendo gestionar los adelantos por diversos problemas en la web de la Agencia Tributaria, que ha provocado que más de 200 estaciones de servicio estén ahora mismo cerradas frente a las entre 100 y 150 que lo estaban el pasado viernes, según aseguran desde la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (Ceees), la patronal más grande del sector y que aglutina a más de 4.000 estaciones de servicio. La Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar) no tiene constancia hasta el momento de cierres entre sus asociados. No obstante, su secretario general, Víctor García, reconoció ayer que siguen teniendo problemas operativos «que no son fáciles de solucionar» y que existen «muchas dudas que estamos consultando con Hacienda, que no nos ha contestado».

Estas mismas dudas son las que han llevado a la Ceees a recurrir judicialmente el Real Decreto-Ley 6/2022 en el que se recoge la bonificación. Ceees explicó en un comunicado que, pese a compartir el objetivo del Capítulo VI de la norma (la reducción del impacto que el precio de los carburantes tiene en las familias y en las empresas), no puede estar de acuerdo en la forma en la que se ha diseñado y ejecutado esta medida. «Pese a nuestras reiteradas peticiones de diálogo y nuestro ofrecimiento de colaboración a la Administración, lo cierto es que Ceees sigue sin contar con las respuestas que sus asociados y clientes le demandan. La administración no nos deja otra salida que acudir a la Justicia», según lamentó en una nota de prensa. Un movimiento que se suma al anuncio realizado el lunes por la patronal que agrupa a las estaciones automáticas y “low cost” (Aesae), que reveló entonces que estudiaba llevar la norma ante los tribunales, aunque tres de sus principales socios (Ballenoil, Plenoil y Autonetoil) se desmarcaron horas después.

Problemas

La patronal más importante del sector afirmó, igual que Aevecar, que los anticipos -que, en su opinión, ya no son tales- no han llegado a todos los que los han pedido y en algunas ocasiones se han abonado con errores, muchas veces «clamorosos». Fuentes de esta patronal aseguran que «algunas compañías que tenían derecho a recibir 5.000 euros han recibido dos millones».

Ceees aseguró también que «la inseguridad jurídica a la que nos vemos sometidos es tal que los empresarios del sector aún no sabemos de qué modo hemos de realizar las liquidaciones mensuales de las cantidades vendidas durante el periodo de vigencia de la medida». Además, añaden, «no está nada claro cuál será el tratamiento fiscal de esos 20 céntimos, ni para las estaciones de servicio ni para nuestros clientes». No quieren, según habían avanzado ya el martes, incurrir en fraude.

Por todos estos motivos, ante la posibilidad real de que la aplicación de esta norma genere importantes perjuicios para nuestros asociados y nuestros clientes, «Ceees recurrirá la norma ante la Justicia para defender los intereses de las estaciones de servicio y del conjunto de la sociedad». Eso sí, de momento, las gasolineras «que puedan» seguirán abiertas a pesar de haber amagado con medidas más drásticas el martes. Ceees aseguró entonces que si la administración no atiende a las peticiones del sector, «la inseguridad jurídica hará inviable seguir vendiendo carburante a apenas unos días de Semana Santa».

Para que a los problemas jurídicos no se sumen los económicos, desde Aevecar reclaman que, en los meses de mayo y junio, los anticipos se adelanten con unos días de antelación. De esa forma, aseguran, se evitarían los problemas de falta de liquidez que tienen algunas gasolineras ahora.