Las hipotecas subirán 300 euros de media al año por el alza de tipos

Los clientes entran en pánico y huyen al tipo fijo por el aumento del euríbor. La banca llama a la calma: no prevé un impacto agudo, pero sí menos préstamos

Cartel publicitario de Idealista que reza "consigue tu hipoteca antes de que suban los tipos" junto a una señal de Stop
Cartel publicitario de Idealista que reza "consigue tu hipoteca antes de que suban los tipos" junto a una señal de Stop FOTO: Jesús G. Feria La Razon

El miedo al impacto de una inminente subida de tipos sobre las cuotas hipotecarias ha desencadenado un trasvase de clientes con préstamos a tipo variable que buscan refugio en la seguridad de las hipotecas fijas. Los consumidores lo tienen claro: eligen proteger sus bolsillos ante la entrada del euríbor en terreno positivo.

El pánico de los hipotecados contrasta con la tranquilidad de la banca, que coincide en que el impacto de la subida de los tipos de interés que se espera para este año y el próximo será «limitado» en el precio de las hipotecas, aunque es probable que ralentice la contratación. Los expertos bancarios Ramón Faura, director de banca de particulares de CaixaBank; Ana Pitarch, responsable de clientes particulares de BBVA; Cristina de Marcos, del área Lead de hipotecas de ING; y Rocío Rodríguez, la coordinadora de desarrollo de negocio en Abanca, llegaron a estas conclusiones durante un encuentro organizado ayer por el portal inmobiliario Fotocasa.

El euríbor entró en positivo en abril por primera vez desde 2016 y ha seguido avanzando hasta alcanzar una media provisional del 0,24% en lo que va de mayo, un porcentaje que podría escalar hasta el 0,40% a finales de 2022. La ruptura de la tendencia a la baja del euríbor, impulsada por una casi confirmada primera subida de tipos en julio por parte del Banco Central Europeo para controlar la inflación de la eurozona, ha disparado la popularidad de las hipotecas a tipo fijo. Según los últimos datos publicados por el INE, el pasado mes de febrero, el 73,8% de las hipotecas sobre viviendas se constituyeron a tipo fijo, el porcentaje más alto de la serie histórica. Entre los interesados por esta modalidad de crédito no solo hay nuevos clientes, sino también hipotecados a tipo variable que están bombardeando a sus entidades con consultas para cambiar las condiciones de su crédito. En concreto, de las 15.338 hipotecas que cambiaron sus condiciones el pasado mes de febrero, el 27,6% sufrieron modificaciones en los tipos de interés. Después del cambio de condiciones, el porcentaje de hipotecas a interés fijo aumentó del 18,6% al 45,8%, mientras que el de hipotecas a interés variable disminuyó del 80,8% al 52%.

Las cifras de febrero ya constatan un trasvase de clientes que huyen del tipo variable por la subida de tipos. Sin embargo, para los expertos bancarios la previsión del euríbor a cierre de 2022 (0,40%) y de 2023 (1,5%) sigue siendo «bastante contenida» y no va a hacerse notar en exceso en el bolsillo de los hipotecados. «Si trasladamos una subida de 50 puntos básicos a una hipoteca media de 100.000 euros, hablamos de una subida de 25 euros en la cuota mensual y unos 300 al año», con lo que el préstamo sale algo más caro pero el esfuerzo de las familias sigue en una tasa del 26 %, «muy lejos de niveles preocupantes», dijo Pitarch.

El BCE ha dicho claramente que tomará sus decisiones una vez que la Reserva Federal estadounidense actualice sus previsiones este verano, no antes, pero todas las entidades dan por descontado que los tipos van a subir entre dos y cuatro veces este año. La banca augura que esta subida no será muy abrupta, por lo tanto, su impacto en las hipotecas variables será reducido y tampoco hará que se pierda interés en las de tipo fijo. Si bien, desde el sector se baraja una posible ralentización en la concesión de hipotecas, aunque esto no provocará un cambio de tendencia. Por otra parte, los participantes en el encuentro de Fotocasa aseguraron que las entidades no piensan «cerrar el grifo» de la concesión de hipotecas cuando la subida del precio del dinero en la eurozona sea un hecho. Por último, ante las alertas sobre una nueva burbuja inmobiliaria en España, los expertos bancarios lo descartaron y afirmaron que el aumento de hipotecas se debe a la necesidad y no al contexto del mercado.