Novedad ITV: esta es la prueba más exigente que regresa el próximo 1 de julio

Esta revisión se debe hacer de manera periódica, frecuencia que variará en función del tipo de automóvil

Una estación de ITV
Una estación de ITV

Todas las personas que tengan en propiedad un vehículo en España están obligadas a pasar la inspección técnica de vehículos (ITV). En esta prueba se verifica el estado de los automóviles que circulan por las carreteras y calles del país, comprobando desde las luces hasta los neumáticos, con el objetivo de saber si estos cumplen con unos mínimos de seguridad técnica y administrativa. En este sentido, un vehículo que circule con elementos de seguridad en mal estado o incluso si no está cubierto por un seguro, este no podrá pasar la inspección y no será apto para circular por vía pública ya que podría aumentar el riesgo de accidentes y contribuir a generar una mayor cantidad de emisiones.

Esta revisión se debe hacer de manera periódica, frecuencia que varía en función del tipo de automóvil y de la que también dependerá el precio de la misma. En el caso de los turismos o los vehículos destinados a transporte de personas inferiores a 3.500 kilos, la primera inspección tiene lugar antes del cuarto año del turismo. Entre el cuarto y el décimo, se debe pasar la ITV cada dos años y cuando tiene más de 10 años el vehículo, la revisión es anual.

Las inspecciones técnicas han estado en continuo cambio para ir adaptándose al entorno y a las situaciones que nos ha tocado vivir en los últimos años. En este contexto, la llegada del coronavirus fue determinante en múltiples aspectos, haciendo que algunas pruebas o test dejaran de llevarse a cabo o modificaran su funcionamiento con el objetivo de que se preservara la salud e integridad de los inespectores que trabajan en estas estaciones de control. No obstante, dado que la vuelta a la normalidad está cada vez más presente en muchos aspectos de nuestro día a día a raíz de una evolución muy favorable de la enfermedad, el funcionamiento de estos centros de ITV volverá a cambiar a partir del próximo 1 de julio, recuperando así la total normalidad previa al coronavirus.

En este contexto, quedan apenas unos días para que entre en vigor la última actualización del Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV que trae como principal cambio la eliminación de las restricciones impuestas en algunos procedimientos técnicos tras la llegada de la pandemia, así como otras novedades:

  • Análisis OBD: Esta es una de las principales medidas que más avance suponía en las inspecciones de las ITV, la cuál consiste en la lectura de diagnóstico a bordo de las emisiones, la llamada OBD, de todos los turismos homologados bajo normativa Euro5, Euro6 y Euro7 para monitorizar los elementos de emisiones y ciertos sistemas anticontaminación para detectar posibles averías.
  • Comprobación del troquelado del número de bastidor: Asimismo, en las inspecciones técnicas se comprobará el número de bastidor de muchos vehículos a través de la OBD, el cuál se sitúa en el habitáculo, de manera que los inspectores lo comprobaban como medida de prevención al no poder acceder a los interiores de los vehículos. Por tanto, de esta forma se recupera así esta comprobación.