Batalla a tres bandas por el control de la nueva Pescanova

Falcones gana apoyos para la presidencia y Fernández de Sousa insta a sus consejeros a no volver a presentarse

Madrid- Tres grupos de accionistas se disputan la gestión de Pescanova: Damm y Luxempart; el equipo del ex presidente de la compañía, Manuel Fernández de Sousa, y el fondo norteamericano Cartesian junto a la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec). La propuesta de esta última alternativa se conoció ayer, y en ella, el grupo asesorado por el despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo propone un consejo de administración de 15 miembros –frente a los siete de Damm y Luxempart–, «todos independientes de verdad», según anunció el secretario general de Aemec, Javier Cremades. Las tres partes se reunirán mañana en la junta de accionistas que se celebrará en Vigo y en la que se votará al nuevo presidente de la pesquera.

El consejo propuesto por los socios minoritarios y por Cartesian, fondo que controla un 5% del capital de Pescanova, estaría encabezado por uno de estos tres nombres: Baldomero Falcones, ex presidente de FCC y el mejor colocado, Álvaro Rodríguez Bereijo, ex presidente del Tribunal Constitucional (TC), o por José Manuel Otero-Novas, ex ministro de UCD. El grupo lo completarían Ignacio Benito, Carlos de la Mata, Ángel Martínez y Santiago Calvo-Sotelo, todos socios de Cremades & Calvo-Sotelo; Fernando Bautista, ex socio de Garrigues y Freshfields; Jesús Peregrina, ex presidente de KPMG; Manuel García Durán, presidente de Ezentis; Benita Ferrero-Waldner, ex comisaria; Pío Cabanillas, ex ministro; Ramón Calvo, ex CEO de Calvo, y Antonio Renom, CEO de Levante Capital.

La principal baza con la que dicen contar los minoritarios y Cartesian, además de la «independencia» de su propuesta, es el posible «conflicto de intereses», según el abogado mercantilista Luis Fernández de la Gándara, que generaría la pertenencia al nuevo consejo de los miembros que formaban el máximo órgano de Pescanova cuando Fernández de Sousa era el presidente. Ello anularía la propuesta de Damm y Luxempart y la futurible del ex máximo directivo de la pesquera, ya que son «personas que firmaron las cuentas de Sousa durante los últimos años» a pesar del «agujero» de 3.600 millones de euros detectado. Si resultasen elegidos, el resultado podría ser impugnado, señalan fuentes jurídicas.

Por otra parte, Fernández de Sousa mandó ayer una carta a los accionistas de la compañía en la que pide disculpas a los accionistas de la compañía «por todo aquello» en lo que su gestión «ha sido errada e inadecuada», informa Ep. Añade además que no se presentará a la reelección como presidente «ni tampoco para ser elegido consejero», una decisión que, en su opinión, deberían tomar el resto de miembros que formaban la cúpula durante su mandato.

Durante la tarde de ayer, los representantes legales de las tres partes se reunieron en un encuentro de carácter técnico en el que ultimaron los detalles de la junta de mañana. La elección se realizará por mayoría simple, y fuentes jurídicas aseguraron que el ex presidente presentará una candidatura con consejeros afines.