Actualidad

Boeing instaló un sistema de seguridad “mutilado” en los 737 MAX siniestrados

El sistema de estabilización de vuelo no incluía una salvaguarda que sí lleva una versión previa suministrada al Ejército

El sistema de estabilización de vuelo no incluía una salvaguarda que sí lleva una versión previa suministrada al Ejército.

Publicidad

La crisis de Boeing por los accidentes de dos de sus aviones 737 MAX en los que perecieron 346 personas supera ya los seis meses y cada día que pasa parece enredarse un poco más con las nuevas revelaciones que se van conociendo. La última, que el sistema de seguridad que montaban los aviones y que habría causado los siniestros era una versión “mutilada” del original.

Según asegura una investigación del diario “The Wall Street Journal”, el sistema de estabilización de vuelo –MCAS, por sus siglas en inglés- que utilizaban los 737 MAX siniestrados no tenía incorporadas algunas salvaguardas que sí se incluyeron en una primera versión aviones militares para abastecimiento en vuelo de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos.

El MCAS es un sistema de estabilización que baja el morro del 737 MAX de manera automática cuando sus sensores detectan que el avión vuela en un ángulo ascendente mayor del que debería. Según las fuentes consultadas por el periódico estadounidense, los ingenieros que crearon el MCAS hace una década para el tanquero militar diseñaron el sistema para que se basase en múltiples sensores y con una potencia limitada para mover el morro del avión. Sin embargo, la versión instalada en los aparatos siniestrados se basaba sólo en uno de los dos sensores que miden el ángulo en el que está volando el avión.

Los sensores de los MCAS de los 737 MAX que se estrellaron en Etiopía e Indonesia habrían fallado al bajar automáticamente el morro de los aviones sin que el ángulo de despegue de las aeronaves justificase tal acción.

Publicidad

Las fuentes consultadas por “The Wall Street Journal” aseguran que los cambios que Boeing planea introducir en el MCAS harán que el sistema se parezca más al que usan los tanqueros de la Fuerza Aérea.

Desde el pasado 11 de marzo, y después de los dos accidentes, los 387 Boeing 737 MAX que varias aerolíneas mundiales tienen en sus flotas permanecen en tierra a la espera de que el fabricante americano encuentre y solucione los problemas que produjeron los accidentes. Aunque en los últimos meses se han anunciado avances, lo cierto es que las compañías aéreas dan casi por hecho que los aparatos no volverán al servicio hasta el año próximo.

Publicidad