Europa

Bombardier creará un gran centro de reparaciones ferroviarias en Madrid

Bombardier España invertirá entre 4 y 5 millones de euros en la ampliación de su planta de reparaciones y mantenimiento de componentes ferroviarios en la localidad madrileña de Pinto, lo que permitirá llegar a clientes de todo el sur de Europa y el norte de África.

La ampliación, que se llevará a cabo antes de que finalice este año, permitirá incrementar la facturación de este centro desde los 5 a 8 millones de euros anuales actuales a 40 millones en los próximos años, y generará más de 70 nuevos puestos de trabajo, ha señalado hoy el presidente de Bombardier España, Álvaro Rengifo.

De esta forma, la actual plantilla de Pinto de unos 20 trabajadores casi se cuadruplicará en el futuro, con la incorporación de especialistas en eléctrica e informática, así como ingenieros, entre otros perfiles.

Rengifo ha explicado, en un encuentro con los periodistas, que el presupuesto destinado al proyecto es pequeño, ya que sólo se necesita invertir en maquinaria y formación de personal, además de en el alquiler de las instalaciones.

Tras mantener conversaciones con varios ayuntamientos de la región, la multinacional de origen canadiense ha optado por alquilar unas instalaciones en Getafe, con lo que la planta pasará de ocupar una superficie de 1.500 metros cuadrados a una de 5.000.

La decisión de reforzar la planta de Pinto se debe a su alta productividad, con precios unitarios en un 30-40 % por debajo de los de los centros de Bombardier en Francia o el Reino Unido, ha matizado el directivo.

La planta de reparaciones y mantenimiento de componentes ferroviarios se suma a otras dos en España: en Trápaga (Vizcaya), donde se fabrican sistemas de propulsión, y en San Sebastián de los Reyes (Madrid), especializada en sistemas de señalización.

Rengifo ha adelantado que Bombardier prevé cerrar el presente ejercicio con una facturación de unos 240 millones en España, "prácticamente similar"a la de 2013, y que el conjunto de sus plantas españolas acumula una cartera de obra valorada en unos 1.300 millones de euros.

Los ingresos de Bombardier en España provienen en un 80 % de las ventas al extranjero y suponen un 4 % de los 7.000 millones de euros de facturación global de la compañía.

Bombardier España desarrolla proyectos internacionales, en consorcio o en solitario, en Arabia Saudí, Brasil, Turquía, Chile, Colombia, Portugal, Marruecos o Italia, entre otros países.

El presidente de Bombardier España se ha mostrado optimista sobre la futura evolución de la compañía también en España, de la mano de la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren.

Tras recordar que un tren de alta velocidad cuesta entre 25 y 30 millones de euros y el plazo de entrega se sitúa entre dos y tres años, el directivo espera que Bombardier pueda recibir encargos por parte de los nuevos operadores que entren a competir con Renfe, a los que también estaría dispuesto a alquilar el material necesario.