El «banco malo» sufre las dos primeras dimisiones en su consejo

El notario Javier Trillo y el registrador Celestino Pardo dejan la Sareb

La Razón
La RazónLa Razón

El notario Javier Trillo y el registrador de la propiedad Celestino Pardo dimitieron hace dos semanas de sus cargos en el consejo de administración de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocido como «banco malo», según ha podido saber LA RAZÓN de fuentes cercanas al organismo. No obstante, no fue hasta el pasado miércoles cuando el consejo admitió la renuncia, por «razones personales», según la Sareb. Ambos figuraban como consejeros independientes desde la fundación de la sociedad pública (en diciembre de 2012), y serán sustituidos por Isidoro Lora-Tamayo y José Poveda Díaz, según los acuerdos alcanzados por la junta general hace dos días. Se trata de las dos primeras dimisiones que se producen en el máximo órgano gestor del organismo que preside Belén Romana.

El consejo del «banco malo» cuestionaba desde hace meses la compatibilidad de ambos consejeros por su condición de funcionarios públicos en activo, sin que existiera un criterio uniforme. No obstante, ambos actuaron con indudable independencia como consejeros del órgano de gestión de la sociedad. Trabajaban en las labores de control notarial y registral de las operaciones de venta de activos de la Sareb, funciones que serán asumidas por sus respectivos relevos. Tanto Trillo, que dirige una notaría en Leganés, como Pardo, renunciaron a su retribución en la Sareb ya en abril, cuando el organismo comenzó a cuestionar su compatibilidad. Pardo es también doctor en Derecho, así como un profesional muy reconocido en su sector.

Respecto a los relevos, José Poveda Díaz es un registrador de la propiedad jubilado, fue decano del Colegio de Registradores, y será quien asuma las funciones que ejercía Pardo en la sociedad, mientras que Isidoro Lora-Tamayo es notario, ex decano del Colegio Notarial de Granada, también retirado, y relevará a Trillo en la Sareb.

Poveda y Lora-Tamayo se unen a José Ramón Álvarez Rendueles, Emiliano López Achurra y Luis Sánchez Merlo para completar el grupo de consejeros independientes, mientras que el resto del consejo no sufre cambios en su composición.