El Congreso aprueba de forma definitiva la Ley de Cajas y Fundaciones

El Congreso ha aprobado hoy de forma definitiva el proyecto de Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias, que ahora queda listo para ser publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Todas las enmiendas procedentes del Senado han sido aprobadas.

La ley aprobada hoy establece que las cajas que ejerzan su actividad mediante un banco o las que tengan una participación en una entidad de al menos un 10 % deberán transformarse en fundaciones bancarias antes de finales de 2014.

Además, la norma, que da cumplimiento a los compromisos adquiridos en el Memorándum de Entendimiento (mou) de ayuda a la banca acordado con Europa, incluye un nuevo marco jurídico para las cajas, que volverán a su actividad natural, centradas en el negocio minorista y en su ámbito territorial.

Durante el debate de hoy, el diputado socialista Valeriano Gómez ha insistido en que el texto final "continúa rezumando resquemor y desconfianza"ante el modelo de cajas, que a su juicio "no debería ser desamortizado".

El grupo socialista mantiene su posición contraria a la norma al considerar que no lleva a cabo una redacción "precisa"del papel de las comunidades autónomas en las fundaciones y su desacuerdo con que éstas deban tener un fondo de reserva obligatorio adicional.

Además, Gómez ha recordado que en las dos crisis anteriores las cajas "salieron fortalecidas", mientras que la banca privada sufrió "profundas"reestructuraciones, y entonces "a nadie se le ocurrió decir"que su modelo había fracasado.

Por parte de CiU, el diputado Josep Sánchez i Llibre ha destacado la enmienda transaccional que su grupo consiguió incorporar durante la tramitación de la norma en el Senado, que permitirá que las cajas convertidas en fundaciones puedan contar en su patronato con un miembro de una de las instituciones fundadoras de la entidad.

El diputado de UPyD Álvaro Anchuelo, por su parte, ha señalado que a su formación "le da la sensación de que esta reforma se ha aplicado por presión europea", y se ha preguntado cómo se puede plantear una ley de cajas sin abordar cuestiones como las indemnizaciones que han cobrado sus exdirectivos.

Por otro lado, el diputado del PNV Pedro Azpiazu ha valorado la cláusula foral incorporada a la norma en su paso por el Senado, que satisface "el mínimo que nuestro grupo exigía para el acuerdo".

Las intervenciones de algunos diputados han estado centradas en la venta de la nacionalizada Novagalicia al banco venezolano Banesco, que se hizo ayer con el 88,3 % de la entidad gallega con una oferta de 1.003 millones de euros.

Ha sido el caso de Olaia Fernández Dávila, diputada de BNG, que ha criticado que la operación "se esté vendiendo como una maravilla"cuando con ella "se han perdido 8.000 millones de euros"-el Estado ha inyectado en Novagalicia algo más de 9.000 millones de euros-.

Una opinión que ha compartido el diputado de IU Alberto Garzón, que ha calificado la venta de "saqueo"y ha preguntado a los diputados del PP cómo se puede considerar "buena gestión"comprar una entidad por 9.000 millones y venderla sólo por 1.000.

Durante su turno, la portavoz adjunta de Economía del PP, Irene Garrido, no ha hecho alusión a la venta de Novagalicia, aunque ha señalado que las cajas "que no se comportaron adecuadamente"han sido nacionalizadas y están controladas por el FROB -el fondo de rescate español-, y que no son el objeto de este proyecto de ley.

Garrido se ha limitado a defender la ley que hoy ha aprobado el Congreso, y ha manifestado que "sin un sistema financiero saneado no es posible mejorar la situación de los ciudadanos ni crear riqueza", por lo que es el único medio para "sostener el Estado de bienestar".