El fantasma de la quiebra planea sobre Argentina

Los bancos necesitan permiso para enviar fondos al exterior. La oposición peronista habla de «suspensión de pagos virtual».

Protesta en la Plaza de Mayo de Buenos Aires contra la política económica del Gobierno
Protesta en la Plaza de Mayo de Buenos Aires contra la política económica del Gobierno

Los bancos necesitan permiso para enviar fondos al exterior. La oposición peronista habla de «suspensión de pagos virtual».

A dos meses de las elecciones presidenciales, el fantasma del «corralito» sobrevuela de nuevo Argentina. Un país ingobernable que no supera los errores del pasado. Una crisis cíclica, como la del 2001, parece improbable, pero en el país albiceleste todo es posible. Sobre todo cuando de tragedias económicas hablamos. Después de otro día de terror en los mercados financieros, el presidente Mauricio Macri apareció en las redes sociales con unas líneas con las que intentó transmitir calma y, tal vez, también enviar un mensaje al candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

«Todos podemos ayudar desde la responsabilidad y la prudencia a llevar tranquilidad a los argentinos. Cada uno desde su lugar», dijo. Agregó que ese objetivo es su «única prioridad» como presidente. «Todas mis acciones van en esa dirección, buscando tender puentes y dialogando», concluyó.

Sin embargo, el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, aseguró ayer que Argentina «está en un 'default' virtual y escondido», y responsabilizó por igual al Gobierno y al Fondo Monetario Internacional (FMI) por la actual situación económica y financiera. Culpó directamente al Fondo de haber «financiado» la campaña para la reelección de Macri, que consideró «la más cara de la historia de la humanidad». La tregua está rota.

Fernández hizo estas declaraciones en una entrevista que publicó en su web el diario estadounidense «The Wall Street Journal», en la que aseguró que «ahora no hay nadie tomando deuda argentina ni nadie que pueda pagarla. Argentina está en un 'default' virtual, escondido». Más «pólvora a un fuego incipiente».

En cualquier caso, las decisiones que se tomen en las próximas horas en materia económica, serán clave. El Gabinete se reunió en la residencial presidencial de Olivos, con carácter de urgencia, tras ya haber cerrado durante la semana pasada más de 30 medidas encaminadas a sostener el dólar y favorecer a las clases medias, las grades olvidadas de este Gobierno. Sin embargo Macri se encuentra de manos atadas con la prima riesgo y la fuga de capitales en escalada. Los mercados internacionales nunca llegaron a confiar en sus medidas de corte liberal, pero carentes de contenido.

Además de congelar tarifas energéticas y de gasolina, dar créditos a las PYMES y prohibir que los bancos giren dólares a sus casas matrices –en esta dos últimas semanas, la realidad es que la Administración macrista está atada de manos. Con la lengua fuera esperando llegar, aunque agónica a la primera y con esperanza, a ls segunda vuelta. Su única oportunidad.

«Macri solo puede intentar contener el dólar, lapidando las maltrechas reservas que si bien alcanzan los 30.000 dólares en bruto, en realidad solo de esa cifra, 11.000 son realmente tangibles. A parte, quedan los 5.000 millones todavía no entregados por el FMI. Ahora habrá que reestructurar la deuda, nos bajarán la nota y nadie nos prestará plata, una vez más, quizás a lo mejor, los chinos. Estamos a la deriva» asegura Ariel Toribio, analista Universidad de La Plata.

La poblaicón anda inquieta y Más bien resignada. «Esto ya lo viví yo», asegura Mario, un cartonero de avanzada edad. Se ha visto un aumento de esta imagen que refleja los peores momentos de la crisis del 2001. Son imágenes que se repiten. De hecho, la pobreza ha crecido hasta el 33%.

En los mercados, pese al control de precios, los productos siguen subiendo con una inflación interanual del 55%. Es por eso que los que tienen dólares, pequeños y grandes ahorradores, retiran sus dólares y los vuelven a guardar debajo del colchón. De nuevo el bolsillo decide y con facturas impagables Argentina se ha vuelto demasiado cara para los argentinos. Es la mejor baza del peronismo. La candidata a vicepresidenta y senadora Cristina Kirchner, quien aguarda en la sombra, y Alberto Fernández podrían volver a la Casa Rosada. Ahora no hay que olvidar la herencia de recesión desempleo, corrupción y datos encubiertos que recibió este Gobierno de la era K.