El Gobierno asegura que la "tasa Google"no repercutirá en los clientes e insiste en aplicarla en solitario

Calviño asegura que España la pondrá en macha tanto si hay acuerdo internacional como si no

La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, en Santander
La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, en Santander

Calviño asegura que España la pondrá en macha tanto si hay acuerdo internacional como si no.

Cuando el Gobierno traspasó el pago del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) de los hipotecados a la banca aseguró que la medida no repercutiría en el coste de las hipotecas y que vigilaría para que ellos fuera así. La realidad es que, meses después, los préstamos para la compra de vivienda comenzaron a encarecerse. Los bancos, al fin y al cabo, están para ganar dinero. Y si tienen más costes, o recortan gastos o aumentan ingresos por otro lado.

Cuesta creer que las compañías tecnológicas a las que pudiera afectar la conocida como "tasa Google" no vayan a enjugar su coste de un modo u otro. Pero la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, está convencido de que esta ronda no la pagarán sus clientes. Es más, en declaraciones a la Cadena Cope, ha asegurado que la posible repercusión de este impuesto que puedan hacer las empresas tecnológicas sobre sus clientes es un "mito"que siempre aparece en este tipo de debates.

Sea solo o acompañado, el Gobierno de Pedro Sánchez está decidido a aplicar la tasa, como ha dejado de manifiesto esta mañana la ministra de Economía, Nadia Calviño. Tras inaugurar en Santander el 33 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones de Ametic, Calviño ha afirmado que el Gobierno impulsará la tasa digital en España, en el caso de que no sea posible llegar a un acuerdo en el G20, en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa (OCDE) o en la Unión Europea. La ministra ha declarado a los periodistas, que "es fundamental desarrollar un marco internacional para esta imposición digital", pero si no es posible un acuerdo en el G20 y en la OCDE "habrá que hacerlo a nivel europeo y si no, nacional".

La ministra ha afirmado que España no puede renunciar a una estructura "justa"de imposición digital, teniendo en cuenta que las empresas de la economía tradicional sí están pagando impuestos donde prestan sus servicios.

Esta tasa cuenta con el apoyo "muy amplio"de la sociedad, según la ministra, que ha recordado que el Gobierno ya propuso este impuesto sobre determinadas actividades digitales en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que fueron rechazados. Preguntada por la posibilidad de aplicar un acuerdo similar al alcanzado entre EE UU y Francia, en el sentido de que este último país devolverá a las grandes empresas de internet estadounidenses la diferencia entre la tasa Google y la que se pacte en la OCDE, ha afirmado que el Gobierno está pendiente de ver cómo se desarrolla el trabajo a escala internacional antes de tomar una decisión al respecto.

Tras la pasado cumbre del G-7 en Biarritz (Francia), el Ejecutivo galo anunció la creación de un grupo de trabajo franco-estadounidense, bajo la dirección de la OCDE para decidir los detalles de aplicación y los aspectos técnicos de la tasa Google. El objetivo es consensuar una propuesta que pueda llevarse al G-20 de ministros de Finanzas, el 17 de octubre, en la capital federal estadounidense.