El Gobierno dispara la previsión de crecimiento hasta un 3% en 2015

De Guindos eleva en seis décimas el pronóstico de Rajoy. Sorpresa en Economía por el empuje del crédito y el «ladrillo»

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención hoy en el Foro Cinco Días
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención hoy en el Foro Cinco Días

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró ayer que la economía española creció un 0,8% en el primer trimestre y que podría llegar hasta un 3% a finales del año. Así lo señaló en el Foro Cinco Días, donde subrayó que prevé «buenos» y «positivos» datos en el mercado laboral tanto en marzo, con la información que publique Empleo, como en el conjunto del trimestre en la Encuesta de Población Activa (EPA), a pesar de que este último período suele ser «malo» desde el punto de vista estacional. Además, aprovechó para recordar que el Gobierno enviará a finales de abril a Bruselas el Programa de Estabilidad con las estimaciones oficiales.

De esta forma, De Guindos se muestra más optimista al mejorar en seis décimas las previsiones anunciadas por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el debate sobre el Estado de la Nación. Esto se debe a «las sorpresas positivas que está dando la economía española», como la mejora de la demanda doméstica, del consumo y de las condiciones de financiación, que «se ve y se percibe incluso en el ámbito hipotecario»

Respecto a esta última, afirmó que su mejoría no sólo se ha dejado notar en la caída de la prima de riesgo, sino también en los flujos de crédito. Esta situación es «sorprendente», pues «no esperaba, como ministro de Economía, que hubiera flujos positivos de crédito» tres años después de la situación que había en 2012.

Igualmente, el ministro de Economía apuntó en su intervención que otra «sorpresa positiva» está siendo la evolución del sector de la construcción, que «ha dejado de ser una rémora y empieza a tener aportaciones ligeramente positivas» en distintas variables macroeconómicas, como en la afiliación a la Seguridad Social.

Asimismo, se refirió a la previsión del PIB publicada el pasado jueves por el Banco de España, que apuntaba, al igual que el Gobierno, un crecimiento del 0,8% para el primer trimestre, mientras que preveía un 2,8% para este año, ocho décimas por encima de la proyección publicada en diciembre de 2014. Ese alza en las revisiones se explica, según el regulador, por la correción de los desequilibrios, como el déficit público o la tasa de paro, el mayor acceso a la financiación y, «en particular» por las mejores perspectivas económicas de la eurozona.

El crecimiento de España «está bastante garantizado», insistió el ministro, para quien los riesgos que pueden poner en peligro esta mejoría económica no proceden de nuestro país, pues «España cuenta con la reducción de los desequilibrios macroeconómicos y las reformas hechas». En concreto, resaltó la reducción del endeudamiento del sector financiero y la recuperación de la competitividad perdida.

No obstante, reconoció que «siempre pueden generar alguna incertidumbre» los procesos electorales. Pese a ello, De Guindos se mostró confiado en que los dos grandes partidos políticos de España, PP y PSOE, seguirán manteniendo «una preponderancia», tras las elecciones que se van a celebrar este año en España.

Pero no sólo el Gobierno o el Banco de España han mejorado las previsiones de crecimiento de la economía española. Varios organismos internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o la Comisión Europea, también revisaron al alza el crecimiento de España, situándolo en un 2%, 1,7% y 2,3%, respectivamente. Además, en las últimas semanas, BBVA Research, Funcas, CEOE, el Consejo Empresarial para la Competitividad o los «cinco sabios» económicos de Alemania, conocido como el Consejo de Expertos Económicos de Alemania, aseguraron que España avanzará este año a velocidad de crucero y más rápido de lo que estima el Gobierno, estableciendo esa subida entre el 2,6 y el 2,8%.

Por otro lado, De Guindos adelantó ayer que «en los próximos días o semanas» el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) comenzará a abonar hasta los 100.000 euros que garantiza a los depositantes del intervenido Banco Madrid. La entidad «se irá liquidando para pagar a sus principales acreedores, que son los depositantes», añadió el ministro, asegurando que aquellos que tenían menos de esa cantidad «no tienen nada que temer». También aprovechó para defender la labor que había llevado a cabo el Servicio de Prevención y Blanqueo de Capitales (Sepblac), del que dijo que había realizado su investigación antes de que el Tesoro americano denunciara al Banco Privado de Andorra, matriz de Banco Madrid, por blanqueo de capitales, pero que esa información no se conocía porque las actuaciones del Sepblac son confidenciales.

Luis de Guindos también habló de Bankia, de la que aseguró que es el principal activo del Estado para recuperar el dinero inyectado a la banca y que valdrá mucho más en Bolsa en los próximos trimestres. En las épocas difíciles de la crisis, la entidad centraba la atención de los problemas, mientras que ahora Bankia ha sido un factor más de los que han contribuido a la mejora economía española. «Estoy convencido de que nos dará muy buenas noticias», añadió.

Sube el consumo y se reduce el ahorro

Como recordó ayer el ministro de Economía, España lleva siete trimestres creciendo gracias a la mejora de la demanda doméstica y, sobre todo, del consumo, que ha crecido gracias a la recuperación de la confianza, el mercado laboral, la caída del euribor y la rebaja fiscal. Sin embargo, la tasa de ahorro de los hogares e instituciones sin ánimo de lucro se situó en 2014 en el 9,8% de su renta disponible, seis décimas menos que el año anterior, debido precisamente a ese aumento del gasto en consumo. El ahorro total generado por los hogares durante el año pasado alcanzó los 67.489 millones de euros, lo que junto al saldo neto de las transferencias de capital (351 millones) fue suficiente para financiar la inversión en este sector, estimada en 34.656 millones.