Actualidad

El Gobierno revisará la previsión de crecimiento

Nadia Calviño no desvela la tendencia del PIB, pero advierte de que este 2019 será un «año lleno de retos».

Nadia Calviño no desvela la tendencia del PIB, pero advierte de que este 2019 será un «año lleno de retos».

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, avanzó ayer que revisará la previsión de crecimiento del PIB para 2019. La estimación actual que plantea el Gobierno es un alza del 2,3%, aupada por un crecimiento del empleo «muy positivo».

Sin embargo, el nuevo pronóstico de Calviño podría no ser el esperado. Así lo dio a entender la ministra en una entrevista en la Cadena Ser, en la que incidió en el «gran número de incertidumbres» que asolan el panorama económico internacional, como el Brexit o el proteccionismo, justificando por tanto la dificultad de predecir el crecimiento de España. Además, avisó a los ciudadanos de que este 2019 será un «año lleno de retos».

La titular de la cartera de Hacienda mantiene la estimación del PIB del pasado año en el 2,6% y afirma estar ultimando los cálculos relativos al actual. No obstante, y reforzando sus declaraciones previas con un eufemismo, Calviño se escudó en que la tasa de crecimiento de nuestra nación será «superior a la de los países de nuestro entorno», como Italia, Grecia o Reino Unido.

La ministra del Gobierno socialista negó que España esté a las puertas de otra recesión económica, al afirmar que «ninguna organización internacional habla de recesión». A pesar de ello, estas entidades no coinciden con el diagnóstico de Nadia Calviño. El último trimestre del 2018 trajo consigo múltiples revisiones a la baja de entidades como la Comisión Europea, la OCDE e incluso el mismo Gobierno, que redujo una décima el crecimiento de España en octubre.

A estas administraciones se unen los consumidores, que desconfían de las palabras de la ministra. Así se desglosa del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de diciembre, que se sitúa en 90,9 puntos, medio punto por debajo del dato del mes anterior. Estos resultados deberían ser vistos como un mal augurio, puesto que el temor del ciudadano en el último semestre del año ya marca un desplome de 5,2 puntos, cifras que no se habían visto desde 2012.

La evolución trimestral de éste índice, realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas, vuelve a reiterar las mismas pautas descritas sobre la situación actual: una tendencia claramente negativa en la comparación más inmediata y en términos anuales en las expectativas referidas a la situación económica nacional y del empleo.