Actualidad

El menor alza del empleo desde 2013

Sánchez augura la creación de 330.000 puestos de trabajo durante 2019, el menor ritmo de los últimos seis años. Recomienda las políticas de izquierdas como receta contra el proteccionismo y pide no repetir errores del pasado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer en Davos (Suiza)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer en Davos (Suiza)

Sánchez augura la creación de 330.000 puestos de trabajo durante 2019, el menor ritmo de los últimos seis años. Recomienda las políticas de izquierdas como receta contra el proteccionismo y pide no repetir errores del pasado.

-Pedro Sánchez se creció ayer ante la élite económica y empresarial a nivel mundial y presumió de unos Presupuestos muy cuestionados por los expertos. Durante su participación en el Foro Económico Mundial, que se celebra en Davos (Suiza), el presidente del Gobierno aseguró que las nuevas cuentas que plantea serán «el comienzo de una historia de éxito» y «una nueva era en España». Sánchez mostró su «orgullo» por que la economía española esté «bien asentada». No obstante, aseguró que durante este año se crearán 330.000 empleos, la cifra más baja desde 2013. Sánchez es el primer jefe del Ejecutivo español que acude a Davos en nueve años, ya que el último que lo hizo fue José Luis Rodríguez Zapatero en 2010. Durante su intervención en el plenario del Foro insistió en la necesidad de luchar contra las «desigualdades inaceptables» que continúan a pesar del crecimiento económico porque son las que alimentan «los populismos y el nacionalismo reaccionario». Sánchez defendió una política que acelere el ritmo «de forma responsable» ante el peligro que supone la aparición de políticos «sin escrúpulos» que agraven «las grietas de la sociedad». El presidente del Ejecutivo socialista remachó que la economía española «inspira confianza tanto en las organizaciones internacionales como en los mercados financiero» y destacó que el sector financiero ha reducido sus riesgos, ha bajado el déficit público y se ha mantenido el superávit por cuenta corriente.

En un discurso de algo más de 15 minutos de duración, Sánchez defendió las políticas progresistas –de las que el presidente del Foro Económico Mundial, Borge Brende, destacó las medidas «prioritarias» en favor del feminismo, ecologismo y proeuropeismo– frente al «proteccionismo conservador» y el neoliberalismo que condujo a la recesión económica. Achaca el auge de los populismos nacionalistas a que durante la crisis financiera mundial se ha pasado por alto que la economía debe estar «siempre al servicio de las personas». También alertó del peligro de «olvidar todo. Olvidar lo sucedido, lo que hemos sufrido, los errores y lo que prometimos cambiar».

Además de su participación en la sesión «España y el mundo», Sánchez se reunió con varios directivos de grandes corporaciones tecnológicas. Tras rechazar más de 60 peticiones de encuentros bilaterales, el presidente sólo se reunirá con un responsable político, el presidente de la Confederación Suiza, Ueli Maurer, según informa Ep. El motivo es que Sánchez prefiere dejar las reuniones de contenido político para otros foros y aprovechar su estancia en Davos para hablar con grandes multinacionales tecnológicas cuya estrategia de expansión pasa por nuestro país y que desean conocer los planes del Gobierno para su sector. La agenda de reuniones la culminó la ministra de Economía y Empresa, Nadia Claviño, quien se entrevistó con representantes de organismos oficiales como el presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), Suma Chakrabarti, y con el director para Europa del Fondo de Pensiones de Canadá, Alain Carrier. También se reunió con empresarios tecnológicos como la vicepresidenta de Ebay, Cathy Foster; la directora ejecutiva de Visa Europa, Charlotte Hogg; y el presidente y director de Asuntos Legales de Microsoft, Brad Smith.