Actualidad

El taxi retoma la presión en Madrid y Barcelona contra los VTC

Reclaman a las administraciones locales y autonómicas que regulen ya el sector. Mañana habrá manifestación en la capital y no se descarta huelga en el Mobile World Congress

Imágen de archivo de manifestación de VTC/Javier Fernández Largo
Imágen de archivo de manifestación de VTC/Javier Fernández Largo

Los taxistas se manifestarán mañana para exigir tanto al Gobierno regional como al local que garanticen la ratio de una licencia VTC por cada 30 de taxi.

Tras un par de meses a la expectativa, el sector del taxi vuelve a la carga. Aunque el Congreso convalidó el pasado 25 de octubre el decreto-ley que faculta a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos para empezar a regular el sector de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), los de Uber o Cabify, poco se ha movido. Y esa parálisis es la que los taxistas quieren voltear, especialmente en Madrid y Barcelona, las dos ciudades que más actividad de este tipo de vehículos soportan. En la capital, los taxistas se manifestarán mañana para exigir tanto al Gobierno regional como al local que garanticen la ratio de una licencia VTC por cada 30 de taxi, ahora muy superada -la proporción es de un Uber o Cabify por cada dos taxis-. Aunque, a su entender, el Ayuntamiento sí que ha mostrado voluntad por regular el sector, “creemos que existe falta de voluntad política al respecto desde la Consejería de Transportes del Ejecutivo autonómico”, ha afirmado en una nota Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, organización que, junto a la Asociación Gremial Autotaxi (Agatam) y la Asociación Madrileña del Taxi (AMT), han convocado la protesta.

Implantar la ratio 1/30 es uno de los grandes caballos de batalla del taxi, aunque no resulta nada sencillo. El aluvión de autorizaciones VTC que está concediendo la Justicia ha desbordado la proporción. Para encauzarla, el decreto-ley establece que dentro de cuatro años, las comunidades que lo deseen, o los ayuntamientos por delegación, podrán imponer una segunda licencia de tipo urbano para los VTC. Los que no la obtengan podrán seguir haciendo trayectos interurbanos. Hasta entonces, si el decreto no se modifica en el Congreso, pues se está pendiente de enmiendas al tramitarse como proyecto de ley, los vehículos de Uber o Cabify podrán seguir operando como hasta ahora. El taxi, sin embargo, entiende que ya se pueden tomar medidas para garantizar la ratio pues, a su juicio, los ayuntamientos tienen herramientas que les permiten regular cuestiones como días libre u horarios que, de facto, podrían ajustar la operativa de los VTC al 1/30.

En Barcelona, Elite Taxi, el Sindicato del Taxi de Cataluña (Stac) y la Asociación Empresarial del Taxi han dado de plazo a la Generalitat de Cataluña hasta el viernes para que acepte su reclamación de que los servicios VTC sean contratados con una antelación de al menos doce horas. También reclaman que, una vez cumplido su servicio, estos vehículos tengan que regresar a sus bases y no puedan deambular por la ciudad, algo que, a su entender, incrementa el riesgo de captación ilegal de clientes. En caso de que la Generalitat no acceda a sus peticiones, los sindicatos convocarán una asamblea en el aeropuerto de Barcelona para concretar un calendario de movilizaciones indefinidas que afectaría al Mobile World Congress que se celebra en la Ciudad Condal en febrero.