Actualidad

Fiscalmente justa

La Razón
La RazónLa Razón

l ¿Cómo calificaría esta medida del Gobierno que grava las retribuciones en especie, entre las que se encuentran los vales de comida?

–Se trata de una medida justa desde el punto de vista fiscal pero inapropiada desde el punto de vista temporal. Evidentemente, si una persona está cobrando todo su salario en dinero, y otra una parte en dinero y otra en especie, a una se le grava más que a la otra cuando las dos están cobrando lo mismo.

l ¿Se trata de una política adecuada teniendo en cuenta el contexto económico actual?

–La realidad es que cualquier aumento de la presión de la Seguridad Social produce un aumento de costes. Teniendo en cuenta que hoy en día, en un contexto de crisis y con un crecimiento económico todavía incipiente, lo que hay que hacer es mantener y potenciar la competitividad de las empresas, por lo que esta medida supone ir en contra de la competitividad.

l ¿Qué supone para el trabajador esta medida?

–Desde el punto de vista administrativo, hasta ahora para fidelizar a algunos empleados los empresarios utilizaban este tipo de salario en especie que tiene efectos psicológicos muy positivos. El mejor ejemplo son las guarderías que garantizan una cierta flexibilidad laboral a las familias. Con esta medida, lo que el Gobierno va a conseguir es que estos beneficiosos efectos psicológicos desaparezcan.

l ¿Compensa el coste político de la medida en proporción con la retribución fiscal que obtendrá finalmente el Ejecutivo?

–Que la administración fiscal esté buscando cómo ingresar más me parece razonable, pero tiene que ser consciente de que eso tiene una consecuencia en el empleo, en la competitividad y en las empresas. Políticamente no compensa, porque se está poniendo en contra a parte importante de su electorado como son los empresarios.

Se trata de un mal precedente, porque se ha hecho por sorpresa. No es posible que en un plazo de tan solo diez días haya que cambiar todas las nóminas. En definitiva, el afán recaudatorio del Gobierno puede ser razonable, pero lo importante en este momento es que reduzcan los gastos de las administraciones públicas.

l ¿Son las rentas bajas las más perjudicadas?

–Sí, porque como los trabajadores de renta alta ya tienen un tope de pago, en realidad esta medida solo afecta a las trabajadores de rentas medias y bajas. Los empleados de rentas altas ya pagan el máximo a la Seguridad Social, con lo que a pesar de que se amplíe la base cotizante, no van a pagar más. Sin embargo, se le carga a quienes tienen unas retribuciones más bajas, que aún no llegan a ese máximo.