Fitch prevé que el precio de la vivienda caiga en 2014 y toque fondo en 2015

La agencia de medición de riesgos Fitch cree que el precio de la vivienda seguirá cayendo en España a lo largo de este año de forma que tocará fondo en 2015, al tiempo que espera un nuevo aumento de la tasa de morosidad a corto plazo a tenor de las elevadas tasas de desempleo. En un informe sobre el sector de la vivienda, Fitch considera que el abaratamiento de los activos se verá impulsado por un "stock"inmobiliario que rondará el millón de unidades.

Además, la agencia entiende que continuará la tendencia protagonizada por las entidades financieras para desprenderse de los activos inmobiliarios residenciales con grandes descuentos. Todo ello, combinado con el inicio de la actividad comercial por parte de la Sareb a mediados de 2013 continuará ejerciendo una presión significativa sobre los precios domésticos, subraya Fitch.

Además, prevé que en los próximos dos años se revitalice la demanda de vivienda que aún permanecía inactiva durante 2013.

Sin embargo, entiende que la morosidad seguirá aumentando después de alcanzar, en el caso de los préstamos de vivienda, su máximo histórico en el tercer trimestre del pasado año.

Fitch considera que este aumento en la tasa de morosidad responde, en parte, al deterioro del mercado laboral, en particular, al aumento en desempleo de larga duración y a la pérdida de poder adquisitivo que lleva asociado.

Este repunte se debe también a la reclasificación de algunas operaciones realizadas por la banca.

En este contexto, la agencia de rating espera un nuevo aumento de la tasa de morosidad a corto plazo siempre y cuando la dinámica del mercado laboral siga siendo débil y la firma de hipotecas continúe cayendo.

La agencia espera que la tasa de morosidad toque fondo en 2015, cuando cree que las tasas de desempleo se reducirán gradualmente.

Por lo que respecta al mercado hipotecario, Fitch sostiene que los tipos de interés y el euríbor, a los que se encuentran referenciados la mayoría de las hipotecas, se encuentra actualmente en niveles históricamente bajos pero éstos podrían retornar a niveles más altos a medio y largo plazo.

Asimismo, cree que la disponibilidad de crédito se mantendrá baja durante 2014 en un contexto marcado por la lenta recuperación económica y el proceso de desapalancamiento llevado a cabo por el sector bancario.

No obstante, confía en que el aumento de la demanda de vivienda revitalice los precios y la firma de hipotecas hacia el año 2015.

Recientemente, Moody's pronosticó que el precio de la vivienda nueva siga bajando en España por la situación económica y la escasez de crédito. De acuerdo con esta agencia, será necesario como mínimo una media de cinco años y medio para absorber el stock de vivienda nueva que se acumuló entre 2005 (195.184 casas) y 2009 (688.044), dado el escaso ritmo de ventas y los niveles de desempleo.