La Audiencia archiva la causa por blanqueo contra Mario Conde

El juez Pedraz no ve indicios suficientes de que el ex banquero de que los 13 millones que repatrió a España procedan de Banesto

El juez Pedraz no ve indicios suficientes de que el ex banquero de que los 13 millones que repatrió a España procedan de Banesto.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha acordado el sobreseimiento de la causa abierta contra el ex banquero Mario Conde por delitos fiscales, blanqueo y organización criminal que le llevó a prisión en abril de 2016. El magistrado no ve indicios suficientes de que los 13 millones repatriados por Conde a España desde Suiza procedan de Banesto.

La Fiscalía Anticorrupción aseguró entonces que el ex presidente de esta entidad dirigía a un conjunto de personas, "familiares, empleados, amigos y afines"quienes, en una distribución jerárquica de tareas habría logrado repatriar en los últimos 17 años cantidades de origen ilícito. Además de Conde, en esta causa estaban investigados sus hijos Alejandro y Mario, entre otros.

Pero el instructor concluye que el dinero repatriado por Conde desde la entidad suiza Dreyfus Sons&Co Banquiers no procede de apropiaciones indebidas de Banesto, "pues sería anterior", sino de una operación de venta de un sociedad de antibióticos en la que el ex banquero intermedió y de inversiones inmobiliarias en Londres realizadas entre 1994 y finales de 2009 y de la venta de un inmueble en diciembre de 2010. "No hay base para dudar de ello", recalca Pedraz, que recuerda que el banco helvético realizó una auditoría interna y comprobó el origen legal de esos fondos y que "no tenían nada que ver con la etapa de Mario Conde como presidente de Banesto".

"Todos los movimientos vinculados a los fondos procedentes del extranjero aflorados en la querella se corresponden con otros cuyos justificantes fueron facilitados en la comisión rogatoria"cursada por las autoridades suizas. Pedraz subraya que todos estos datos no se contradicen con la versión del propio Conde, que aseguró que esa sucesión de transferencias a diversa sociedades sólo tenía por objetivo que "él mismo y su familia pudieran disponer"del dinero.

Los hechos, por tanto, "serían atípicos", concluye el juez, "porque no se acredita el origen ilícito"de esas cantidades, "al no demostrarse además que proceda de apropiaciones indebidas de las arcas de Banesto", ni tampoco que se utilizara "para fines distintos de los gastos ordinarios de consumo".

Del mismo modo, Pedraz no aprecia indicios suficientes de la comisión de delito fiscal alguno y recuerda que la documentación remitida por Suiza "no puede utilizarse para perseguir delitos tributarios". Además, añade, un informe pericial ratificó que no se produjo defraudación tributaria que supere los 120.000 euros de cuota (límite del delito fiscal).

No habiéndose advertido indicios suficientes de la comisión de los referidos delitos, continúa el juez, "no puede apreciarse el delito de organización criminal al no existir fin delictivo".

Conde ingresó en prisión en abril de 2016 ante la sospecha de que estaba blanqueando desde Suiza fondos provenientes del "caso Banesto", en el que el ex banquero fue condenado. En junio de ese mismo año, abandonó la prisión madrileña de Soto del Real tras abonar los 300.000 euros de fianza que le impuso el instructor.