La banca española exhibe hoy su solvencia ante el BCE

Los consejeros delegados de Banco Santander, Javier Marín; BBVA, Ángel Cano; y CaixaBank, Juan María Nin, los presidentes de Banco Sabadell, Josep Oliu, y Banco Popular, Ángel Ron, y el director general de presidencia de Bankia, José Sevilla, se reunirán hoy con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, para conocer más detalles de cómo serán las pruebas de resistencia a las que se someterán los bancos europeos el próximo año. La delegación española estará acompañada por el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy. En esta cumbre, que se celebrará en Fráncfort, en la sede de la institución monetaria europea, las seis mayores entidades financieras del país exhibirán ante el futuro regulador de la banca europea los mejores datos de solvencia de los últimos años y unos beneficios «in crescendo», después de varios ejercicios de penalidades.

Segunda ronda

El miércoles pasado, el presidente del BCE se reunió con los responsables de los principales bancos de Bélgica, Chipre, Alemania, Malta y Luxemburgo. Hoy, lo hará con los seis representantes españoles, que estarán acompañados de sus colegas de Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda y Estonia.

Marín, Cano, Nin, Ron, Oliu y Sevilla vienen avalados por los ministros de Economía de la eurozona, que el jueves pasado acordaron poner fin al rescate bancario para España con una «salida limpia», sin ningún tipo de prórroga o ayuda adicional una vez concluya a mediados de enero, al considerar que el plan de ayuda ha sido un éxito y ha cumplido su objetivo de reestructurar el sector financiero y restablecer su acceso a financiación. «España es un ejemplo vivo de que los programas de ajuste de la UE-FMI tienen éxito si hay un auténtico compromiso con las reformas», destacó el Eurogrupo en su declaración sobre España. El Gobierno ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 millones ofrecidos por el Eurogrupo en julio de 2012 para reestructurar los bancos con problemas. El préstamo europeo tiene un tipo de interés del 0,5% y un plazo de devolución de hasta 15 años, por lo que es fácilmente digerible por el sector financiero español.

La gran banca española llega a Fráncfort con niveles de solvencia superiores al 11%, medidos bajo las reglas actualmente vigentes en Europa. El objetivo es superar el 9% bajo la norma Basilea III, que va a imperar en los próximos años para evitar una crisis como la que ha tenido a media Europa pendiente de la otra media. Banco Santander cerró el tercer trimestre con el 11,56% de capital principal, superado por CaixaBank, con el 12,5%, y por delante de Bankinter, con el 11,7%. Todos los principales ejecutivos de estos bancos hablan de «niveles confortables» y auguran unas notas destacadas en los próximos exámenes, entre el sobresaliente y la matrícula de honor. No hay que esperar muchas sorpresas en la banca española. Hace un año, todos los grupos financieros se «desnudaron» ante la UE y el FMI. «Es la banca más controlada del mundo», aseguran en el sector y en el propio Ministerio de Economía.

Aunque la economía española acaba de salir de la recesión en el tercer trimestre, los bancos han presentado unos beneficios acumulados en los nueve primeros meses del año con crecimientos de hasta el 165% en relación con el mismo periodo del año anterior. Es el caso de CaixaBank. Pero no es el único. Sabadell y Bankinter han más que duplicado sus ganancias y Santander y BBVA han crecido un 76,9% y un 85,8%, respectivamente.

Un segundo semestre frenético

¿Cómo se ha conseguido en un mercado con la actividad crediticia en caída libre y la economía asomando de la recesión? Tirando de la cartera de participadas y apelando al mercado, a costa de que la acción se resienta en la proporción en la que se amplía el capital.

Banco Sabadell concluyó hace poco más de un mes el segundo tramo de su ampliación de capital, que ha conseguido atraer 1.382 millones de euros a su balance. Itos Holding, del colombiano Jaime Gilinski, y Fintech Investment, del mexicano David Martínez, se han hecho, cada uno, con un 5% del capital del banco. A finales de 2012, Banco Popular aumentó su capital en 2.500 millones, con una sobredemanda del 83,36%.

Sabadell ha vendido su participación en Inversis; el Santander, la mitad de su gestora de activos y el 5,2% de su filial en Polonia (Zachodni); BBVA se ha ido de Puerto Rico y ha vendido un 5,1% de su socio en China, Citic.

Lo más reciente lo han protagonizado La Caixa y CaixaBank. La primera ha bajado su participación en el banco; éste ha vendido el 51% de Servihabitat y «vendido» hasta un 2,5% de Repsol en bonos convertibles. Todo por Basilea III y la solvencia.